•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre 2015 y 2016 los puntos críticos de riesgo por lluvias aumentaron en más de 20, según los datos preliminares de la evaluación desarrollada por las autoridades del Sistema Nacional de Atención, Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred) y la Alcaldía de Managua (ALMA).

Preliminarmente se contabilizan no menos de 89 puntos críticos en cinco de los siete distritos. El informe expuesto ante el Concejo Municipal en 2015 por el secretario general de ALMA, Fidel Moreno, indicaba la existencia de 65 puntos críticos en ese momento.

Se calcula que más de 1,200 familias habitan en zonas de riesgo. Con la evaluación de los distritos I y VII la cifra de personas que viven en sitios vulnerables aumentará.

Según Moreno, la municipalidad trabaja para disminuir la vulnerabilidad de la capital con obras de ingeniería, pero también con evacuaciones y traslados que se realizan desde 2009, lo que incluyó el movimiento de 10,000 personas hacia Ciudad Belén, un complejo urbanístico de 1,700 viviendas sociales.

Destacó que uno de los grandes problemas era que luego de trasladar a zona segura a las personas que habitaban un puntos críticos aparecían otras habitando estos sitios.

Te interesa: Tornados y lluvia en varias ciudades

Siete puntos

Mencionó que en 2013 lograron eliminar los siete puntos de mayor riesgo que persistían pero pronto en 2014 surgieron dos más categorías “A”, una en Altagracia y otra en el barrio 18 de Mayo. En este último nueve personas fallecieron por el derrumbe de un muro durante un torrencial aguacero de octubre de ese año.

La concejal del Partido Liberal Constitucionalista, Rosa Argentina Navarro, indicó que la municipalidad viene trabajando para reducir los riesgos, sin embargo se deben tomar medidas para que la población no vuelva a asentarse en lugares peligrosos.

“La municipalidad debe tener inspectores que constantemente visiten estos puntos ya eliminados para advertir si existe nuevamente la presencia de personas. La alcaldía gasta millones de córdobas para resolver los problemas, pero esto se convierte en un cuento de nunca acabar”, señaló Navarro, mencionando que hay gente que lo hace por su pobreza y otros por los beneficios que otorga la municipalidad.

  • 22 sitios de riesgo hay en el Distrito V.

La concejal destacó que los proyectos de vivienda social son excelentes y resuelven la problemática en su momento, pero hay pobladores que se está acostumbrando a que les regalen todo y eso hace que muchos se ubiquen en zonas de riesgo, exponiendo a sus familias al peligro.

También: Primeras lluvias provocan leves daños

“No se puede estar simplemente regalando. Deberían de ser casas con precio simbólico o si se las regalan, los beneficiarios deberían estar comprometidos a que los fines de semana presten servicio comunal ya sea de limpieza, de arborización, de mantenimiento a su parque, a su centro de salud, o a cualquier otro tipo de labor que les ayude a ellos mismos. De no ser así se aplica que lo que no nos cuesta hagámoslo fiesta”, sugirió la concejal Navarro, quien recientemente estuvo en Ciudad Belén y se encontró con gente que buscaba vender su casa. 

Deslaves

En un recorrido de evaluación ante desastres naturales, la delegada municipal del Distrito II, Daniela Caldera, indicó que los principales problemas del distrito son los deslaves. Contabilizó 17 puntos críticos en los que habitan más de 500 familias, entre estos los habitantes en las laderas del cerro Los Martínez, donde 187 familias están en riesgo por posibles deslizamientos.

En el informe se detalla que cuando el suelo es mayoritariamente arenoso y de piedra rocosa volcánica, la actividad sísmica y las actividades humanas tales como el despale, aumentan la humedad del suelo, situación que se agrava ante la ocurrencia de fuertes lluvias que generan las condiciones propicias para que se produzcan deslizamientos de tierra.

En el distrito IV hay siete puntos de riesgo  con 175  familias en peligro. Entre los lugares de cuidado están los barrios Las Torres y Domitila Lugo, ambos ubicados en la zona costera, donde existen riesgos de anegaciones.

El Distrito V presenta 22 lugares vulnerables, siendo el asentamiento Dios Proveerá el de más problemas.

En el Distrito VI las autoridades contabilizaron en total 19 puntos de riesgo; 11 por deslizamiento y 8 por anegaciones, que pueden afectar a  350  familias de Monte Fresco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus