•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estudiar las fallas a lo interno del lago de Managua y conocer los niveles de vibración en los suelos de la capital son dos de los estudios que impulsa el Centro de Investigaciones Geocientíficas (Cigeo-UNAN Managua), para conocer con mayor certeza el suelo y tomar acciones preventivas. 

El geólogo Claudio Romero, director del Cigeo, destacó que Managua es una zona multiamenazas debido a los volcanes, al fallamiento sísmico y las inundaciones, por lo cual trabajan de manera conjunta con las instituciones estatales para actualizar los estudios geológicos, vulcanológicos e hídricos.

“En el caso de Managua se han hecho muchos estudios, algo que es un proceso de no terminar porque siempre hay algo nuevo que aparece. Así que no podemos decir que el mapa de fallas está completo. Están las fallas conocidas, pero también hay otras que no están registradas. Falta completar y actualizar estos estudios. Las fallas están ahí, lo que pasa es que los movimientos telúricos sean por el choque de las placas Coco y Caribe o por movimientos vulcanológicos, lo que hacen es empujar otras zonas que solo necesitan de cierta energía para que se activen. En este caso tenemos los eventos registrados hace dos años en los municipios de Nagarote y Managua”, dijo Romero durante el foro científico "Sismicidad y Medio Ambiente".

El experto señaló que este año se detectaron movimientos telúricos provocados por actividad volcánica del Momotombo, pero no descarta que esto pudiera tener alguna relación con los posteriores sismos localizados en el lago de Managua en marzo pasado.

“De hecho, el sismo que hubo con el terremoto de Nagarote, fue localizado en el lago y esa era una falla que ni Ineter ni nosotros habíamos localizado. Este año también hubo movimiento prácticamente en el mismo sitio, aunque pudo ser que tenga que ver con la actividad volcánica”, explicó el director del Cigeo.

Señaló que se están activando algunas fallas localizadas en el lago de Managua, en sitios que no se han estudiado a profundidad, por eso esperan coordinarse con el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter). 

Avances 

Romero destacó que ya se inició un trabajo piloto, sin embargo es imperante la recopilación de más datos.

Por su parte, el doctor en ingeniería sísmica, Edwin Obando, subdirector del Cigeo, mencionó que el proyecto de estudio del fallamiento en el lago de Managua está en discusión con el Ineter, ente rector del tema.

“Ya hicimos estudios geofísicos en colaboración con el Ejército de Nicaragua, falta hacer estudios de geología estructural para ver si realmente las estructuras geológicas que conocemos en la zona urbana de la capital continúan en el lecho del lago o en qué grado se incrustan”, indicó Obando, quien señaló que desde el Cigeo también se desarrolla un proyecto con apoyo de la cooperación japonesa, la que proveyó de equipos y capacitación con especialistas de universidades japonesas. 

Vibración 

El objetivo del mismo es el estudio de los períodos de vibración que tiene el suelo en distintos puntos de la ciudad, focalizando ciertos sectores.

  • 106 kilómetros de fallas sísmicas están comprobadas que atraviesan Managua.

El especialista en ingeniería sísmica comentó que el objetivo es definir los períodos de vibración que tienen los suelos y cómo estos influyen en la destinación de la demanda sísmica, término utilizado para definir los registros históricos de sismicidad en esa área. 

“El estudio está orientado sobre la Carretera Norte, Sabana Grande y la parte central de la ciudad. No es un área significativa, pero ya se han ubicado sitios donde los suelos tienen una alta frecuencia de vibración que afecta a las estructuras pequeñas y de medianas alturas, teniendo períodos de vibración en el rango de los 5 y hasta los 10 hertz, capaz de afectar a las estructuras de uno a tres niveles. Tal es el caso de la zona donde se ubica la UNAN y el área noroeste de la ciudad”, precisó el especialista. 

Destacó que nuestros reglamentos regulan la forma en que se hacen los diseños, sin embargo en algunos sitios donde hay evidencia de falla, que es el caso de la vieja Managua, estos podrían quedarse cortos para subestimar la demanda sísmica, algo considerado tras los primeros datos obtenidos hasta ahora.

  • 69 kilómetros se presume que es el largo de las fallas sísmicas que deben ser estudiadas. 

“Aunque en Managua los edificios altos son seguros, la desactualización de las normas podría significar que si diseñamos un edificio cerca de una falla que se desplaza, hay probabilidad de que colapse durante un evento de gran magnitud. Todas las precauciones que se tienen en la construcción en la zona de la vieja Managua son acertadas", dijo Obando.

Te interesa: Turistas podrán apreciar lago de lava del volcán Masaya

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus