•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lograr que la niñez con discapacidad avance en su interacción social y se desarrolle de la forma más integral posible es la meta de Tesoro de Dios, una organización destinada a apoyar a quienes más necesitan atención especial.

Trabajando con 110 niños y niñas con discapacidades de diferentes tipos, Tesoros de Dios es una organización sin fines de lucro ubicada en Managua, en el kilómetro 13.2 de la carretera vieja a León, que brinda sus servicios sin costo alguno, además incide en iglesias y colegios para facilitar la inclusión social del  sector.

Su gerente, Marvin Solís, señala que brindan servicios a personas de Managua y sus alrededores de equinoterapia, fisioterapia, educación especial, estimulación temprana y cuidado paliativo.
Solís comentó que funcionan gracias a los donantes y patrocinadores, que son partícipes de una red de amigos, con lo cual se permite que personas de escasos recursos puedan llevar a sus niños y niñas la atención especializada necesaria.

Uno de los terapeutas es Jaime Figueroa, quien señala que la equinoterapia es una forma de tratamiento efectivo, principalmente para sus condiciones motoras. “El calor corporal que ejerce el caballo sobre el niño le ayuda a relajarse, la marcha tridimensional del equino es similar a la humana y el caballo al caminar hace ejercicio en la pelvis del niño, además genera impulsos y el caballo estimula las neuronas del niño”, explicó Figueroa. Destacó que la equinoterapia no consiste sólo en andar a caballo, hay una serie de ejercicios con letras, pelotas y juguetes que estimulan la actividad física, mental y la socialización.

Beneficiados

Tania Cruz Guillén indica que a su hijo Juan José Cruz le diagnosticaron parálisis cerebral y los médicos le aseguraron que sería como un vegetal. Ahora que tiene tres años, gracias a las terapias ha logrado que gatee y hasta camine, indica las cosas y logra reconocer objetos y personas.

“De lo que dijeron los médicos a lo que veo, es verdaderamente un milagro. Me siento muy agradecida por el apoyo que hemos obtenido”, dijo Cruz.

Otra beneficiada es Verónica Morales Dávila con su niño Cristopher Flores, de tres años, a quien le diagnosticaron retraso físico motor y atrofia muscular, alegando que no podría caminar, sin embargo los ejercicios le han cambiado su vida y le permiten moverse sin problemas.

“El cambio es admirable, ha avanzado mucho luego de un año con las terapias y uno de sus momentos favoritos es montar a caballo”, comentó Dávila.

  • La visión de esta ONG es ayudar a la niñez necesitada para que  alcancen su máximo potencial, así como lograr una buena interacción en su comunidad y la sociedad en general.

Para Yaretzi Cordonero, madre de Alicia que padece de síndrome de West, los medicamentos le controlan los espasmos, pero con los ejercicios interactúa con los otros niños y busca cómo jugar.

Señala que supo de Tesoros de Dios gracias a otra mamá que también asiste al centro de terapias.

La directora del Tesoros de Dios es Michelle Adams, quien se especializó como profesora de Educación Especial en su natal Wisconsin, Estados Unidos.

“Tengo 13 años viviendo en el país Dios me trajo a Nicaragua. Primero a trabajar en la Academia Cristiana como profesora de educación especial, y después tuve la oportunidad de formar Tesoros de Dios, con mis sueños y mi visión de que todos los niños y las personas con discapacidad sean incluidos en la sociedad”.

En lista de espera hay 50 niños que necesitan ser apadrinados, y en proyecto está techar el área de equinoterapia, para trabajar sin importar las condiciones del clima. Para quienes estén interesados en conocer más de Tesoros de Dios puede contactarse al 22654038.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus