•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Marvin Antonio García es miembro del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua  (BCBM) y ha estado en cuatro ocasiones batallando contra las llamas en el mercado Oriental. En una de esas ocasiones se perdió debido a la oscuridad y fue rescatado por unos niños. Uriel Rocha también es bombero pero de la Asociación Civil de Bomberos Voluntarios y estuvo en el Oriental en el último incendio, ocurrido en el sector de la Casa de los Encajes. A ambos jóvenes los une su experiencia e historias sobre los siniestros en este centro de compras, el más grande del país. 

El año pasado el BCBM realizó una jornada de inspección tramo por tramo y se encontró con la apatía de algunos comerciantes. “Hubo personas que no nos quisieron atender porque dijeron que se iban atrasar”, recordó Marvin Antonio García, de 25 años, quien se incorporó como bombero cuatro años atrás. 

Datos presentados por la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) en 2014 señalan que el área actual del Oriental es de 152 manzanas. Aproximadamente 40 mil personas laboran allí, entre comerciantes fijos, sus trabajadores y los eventuales. La información muestra que durante casi dos décadas, anualmente el mercado Oriental tuvo un crecimiento promedio de 6.1 por ciento.

Uno de los mayores inconvenientes para los bomberos a la hora de cubrir un incendio en el Oriental, según  Marvin García, es el agua “porque sólo vas con lo que lleva el camión”. 

“A veces es difícil que te responda la Alcaldía (de Managua). Además la gente daña los hidrantes, les quitan los tapones y la Alcaldía por eso procede apagarlos y también hay demasiada gente moviéndose, sobre todo cuando los percances se dan en el día”, indicó. 

Dentro de las coberturas que ha dado en los incendios del Oriental, a Marvin García una vez le tocó la parte trasera del fuego y se perdió dentro del mercado debido a que no lo conoce muy bien y estaba demasiado oscuro. Recuerda que en esa ocasión unos niños lo llevaron hasta donde estaban sus compañeros.

“Es un mercado tan grande que es imposible conocerlo todo. Cuando hay un incendio lo que se hace es que se corta el servicio de energía eléctrica y te quedás solo con la lamparita del casco, esa lamparita se me dañó y me quedé en tinieblas. De no haber sido por esos niños, ¡quién sabe qué me habría pasado o dónde hubiera amanecido!”, relata García.

Difícil acceso

Según Commema, en el mercado Oriental hay cuatro puntos críticos de aglomeración de negocios: el Gancho de Caminos, la Casa de los Encajes, el sector de El Novillo y Los Cocos, por la iglesia El Calvario”, donde su ubican por lo menos unos 2,000 comerciantes.

La gente daña los hidrantes, les quitan los tapones y la alcaldía por eso procede a apagarlos”. Marvin Antonio García .

Uriel Rocha, de la Asociación Civil de Bomberos Voluntarios, sí estuvo en el Oriental en el último incendio en el sector de la Casa de los Encajes, ocurrido el 15 de mayo y provocado por un cortocircuito que nació en las afueras de los tramos, provocando millonarias pérdidas económicas. Él asegura que lo difícil  es el acceso cuando el percance es en el centro del mercado. “Es muy difícil para un camión llegar hasta el origen del fuego. Tenemos que esforzarnos más y usar más tramos de manguera, lo que conlleva un mayor desgaste físico para poder llegar donde está el foco del incendio”, explica Rocha, de 28 años, y con vasta experiencia en rescates.

Consideró que en el mercado se dan muchos incendios por el desorden y falta de organización entre los comerciantes. La proliferación de conexiones ilegales provoca el recalentamiento de las líneas de transmisión eléctrica “y eso da origen a los cortocircuitos”.

Espectadores entorpecen

Los bomberos son catalogados por muchos como héroes. Algo parecido le pasó a Róger Robles. Sus compañeros le llaman “San Lázaro” porque recientemente en su labor como bombero voluntario del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua salvó a unas mascotas que eran atacadas por abejas africanizadas. 

Se afilió a la benemérita institución hace seis años. Tiene tres meses de prácticamente habitar en la estación ubicada frente al Estadio Nacional Dennis Martínez, pues solo va a su casa —ubicada en Las Colinas, Managua— a cambiarse de ropa. 

Sobre el Oriental, Robles coincide en que “el más grave problema es la poca agua con la que se cuenta. Hay gente que se ha apoderado de las cunetas y los pocos hidrantes que hay han quedado atrapados dentro de los tramos, y eso a veces nos hace sentir impotentes cuando queremos ayudar y nos quedamos sin agua. Ya nos ha pasado varias veces.

No es lo mismo para Róger Robles apagar un incendio en el Oriental que en el mercado Israel Lewites o el Iván Montenegro. Hace dos años estuvo en un incendio registrado en el sector de El Calvario, en el Oriental, y fue difícil “porque las calles son más angostas, los carretoneros te atrasan demasiado, la gente que se pone de espectadora, todo eso influye en el tiempo que podemos dilatar para sofocar las llamas”, dice.

Reducción

Cuando ocurrió el último incendio registrado en el Oriental, el comandante Héctor Coronado, jefe de los Bomberos Voluntarios a nivel nacional, se encontraba en una boda, la que tuvo que abandonar para presentarse en la emergencia. Allí amaneció.

Para el comandante Coronado la mayor incidencia en el mercado Oriental son los las conexiones ilegales, pero asegura que se han reducido los incendios en este centro de compras. 

“Entre los años 1998 y 2000 llamaban a cada rato. Ahora se han reducido las incidencias en el Oriental y esto se debe a que hay una brigada de los (bomberos) Voluntarios y de la Dirección (General de Bomberos) de forma permanente en el mercado. Asimismo por la ejecución de planes de revisión de tramos de forma constante”, afirmó el comandante Coronado.

Pero el comandante reconoce que hay debilidades que necesitan fortalecer, como la falta de cisternas. En ese sentido, dijo que la Alcaldía de Managua posee 10 cisternas y están trabajando de forma conjunta para atender las emergencias presentadas de forma eficaz.

Los bomberos coinciden en que, para reducir aún más el registro de incendios en el populoso mercado, se necesita mayor participación de los comerciantes, apertura a las inspecciones y más apoyo de parte de las autoridades. “Nosotros hacemos nuestro trabajo, pero esto es ayúdate que te ayudaré”, expresa Marvin Antonio García.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus