•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después del aguacero de fin de semana en Managua, Melania Silva tuvo que salir de su casa a las 10 de la noche, para constatar el estado de su tramo en el mercado Oriental. Sabía que algo no andaba bien. Cuando llegó a su negocio vio unas cuántas cajas de penicilina mojadas. Perdió C$3,000 en medicamentos. 

La mayoría de los mercados de Managua no tienen las condiciones para proteger a los comerciantes de la lluvia. Así lo revelan los gerentes de estos centros de compras, quienes alegan que no tienen los recursos suficientes para mejorar la infraestructura. 

La mayor parte de los problemas con las lluvias en el Iván Montenegro y el Oriental se debe al deterioro de sus drenajes y a la basura. 

“En coordinación con Enacal y la Alcaldía de Managua, en el mercado Oriental la redes de manjoles son limpiadas con los medios adecuados como camiones limpiadores de drenaje y  sondas. Normalmente los camiones vienen cada mes, pero con el invierno se pegan bastante seguido”, aseguró Segundo Alberto Álvarez, inspector de higiene de la Corporación Municipal de los Mercados de Managua (Commema) del Oriental.

El inspector identificó El Calvario, el Gancho de Caminos, El Novillo como puntos críticos en el invierno. 

Los comerciantes del Iván Montenegro manifiestan sentirse seguros con el techo, debido a que fue reemplazado el año pasado, sin embargo consideran que el sistema de alcantarillado no sirve, como consecuencia del irresponsable manejo de la basura de ciertos vendedores que utilizan los tragantes como depósito. 

“La caja de registro se tapa a cada rato. Eso ha sido por muchos años. Lo que pasa es que echan basura y toda clase de desperdicios y así se obstruye la tubería”, dijo  Edwin Merlo, vendedor de granos básicos en el galerón central. 

Auxiliadora Ponce, gerente del Iván Montenegro, explicó que las tuberías de aguas servidas colapsan con la lluvia porque su capacidad es insuficiente y por la antigüedad.    

“Uno de los principales problemas del mercado es el drenaje sanitario por el crecimiento desordenado en años anteriores. Ahora superamos los 2,000 comerciantes cuando al inicio eran alrededor de 600 comerciantes”.

Por su parte el mercado Mayoreo, no  tiene problemas en su drenaje. Así lo mencionó Denis Duarte, gerente del Mayoreo. 

No obstante la administración del Mayoreo trabaja en el proyecto de reemplazar los techos de algunas bodegas, que no se cambian desde los inicios del centro de compras, hace más de 35 años. 

“Ese es un proyecto de 5 millones de dólares que solo se puede hacer con fondos del gobierno. Son 12 galerones y ocho bodegas. Los más antiguo tienen techo de nicalit, pero a las otras bodegas los comerciantes han ido cambiando poco a poco el techo”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus