•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La instalación de contenedores de concreto para los desperdicios sólidos en la capital se ha convertido en un dolor de cabeza para los pobladores que viven cerca.

Vecinos perciben no solo malos olores y contaminación por los desperdicios, también señalan que muchos llegan a hacer sus necesidades alrededor, tomar alcohol y drogas o son foco de delitos.
Una de las afectadas es Mayra Ileana Mercado, habitante del barrio Carlos Fonseca, quien tiene al frente el botadero, ubicado a la orilla de la parada de buses del boulevard Don Bosco, destaca que desde un inicio los vecinos indicaron a la municipalidad y a los coordinadores de barrio, su oposición a la instalación del botadero, pero se hicieron de oídos sordos y los temores ahora son realidad.

Para Jorge Matus los contenedores son necesarios, pero hay falta de atención por parte de la dirección de limpieza pública de la Alcaldía de Managua, donde en el día ponen un vigilante, pero que tiene amistad con los vagos, e incluso se ponen a tomar licor juntos.

“La solución no es quitar los contenedores, sino poner una luminaria y que limpien alrededor porque solo remueven la basura con pala mecánica y mucha basura que queda termina en los cauces, o sobre el barrio”, dijo Matus.

Otras zonas afectadas son la entrada suroeste del barrio René Cisneros, el barrio Isaías Gómez y Sabana Grande.

La concejal del Partido Liberal Constitucionalista, Rosa Argentina Navarro, consideró que los contenedores son buena iniciativa, pero además de la contaminación, por las noches son lugar de consumidores de drogas y ladrones, por lo cual la Policía debería de poner más atención a estos puntos”, dijo la concejal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus