•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Limpieza total y reparación de algunas tumbas en el cementerio San Pedro fueron las tareas que se impuso la municipalidad esta semana, en el lugar de riqueza histórica donde yacen representantes de la vida política y artística de nuestro país.

El concejal del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Walter Espinoza, señaló que recientemente este lugar estaba totalmente descuidado y montoso, sin embargo, le alegró ver la labor que desarrolló la Alcaldía de Managua.

“Este cementerio es patrimonio histórico del municipio de Managua. Son obras que le competen a la Dirección de Ornato, tal como el mausoleo de Carlos Fonseca, la estatua de Rubén Darío y el mantenimiento de todos los parques”, dijo Espinoza.

Entre los trabajos desarrollados en el cementerio San Pedro está el desmonte, limpieza, chapoda de árboles, pintura en las verjas de los mausoleos, reparación y repello de algunas tumbas, así como la limpieza en las piezas de mármol.

“Recordemos que el Cementerio San Pedro es uno de los más antiguos de Managua. Tenemos personajes que han hecho historia tales como el célebre maestro Gabriel, el "Rey del Corrido Nicaragüense" Tino López Guerra, así como el presidente de Nicaragua (1893 hasta 1909) José Santos Zelaya”, dijo Espinoza, quien recordó que este 11 de julio se cumple el 123 aniversario de la revolución liberal, encabezado por José Santos Zelaya, otro de los fragmentos de la historia nacional.

Otros célebres nicaragüenses enterrados ahí son Don Marcial Solís Guerra, destacado abogado del municipio; fue alcalde de Managua y el primero que mandó a nominar las calles y casas de la población y fue el primero que estableció una empresa funeraria, acabando con el único sistema de conducir en hombros las cajas mortuorias hacia el cementerio.

Consideró que se debe conservar este cementerio, más allá de la simple limpieza superficial que se le hace anualmente. Es necesaria la restauración para recuperar la imagen original de lo que por más de 50 años fue este camposanto, el cual fue destruido por la delincuencia que se robó el mármol, el metal y saqueó las tumbas,  destrozó las elegantes estatuas de ángeles, cristos y cruces que adornaban las tumbas y mausoleos, que daban realce que tuvo por décadas.

“Un monumento que se está perdiendo por falta de mantenimiento es la Tribuna Monumental, que independientemente de lo que significó en su momento, es parte de la historia nicaragüense y se refleja la arquitectura clásica nacional, que debe transformarse en atractivo turístico”, comentó el concejal del PLC señalando que otro baluarte del municipio es la antigua Catedral de Managua que debe admirarse y perpetuarse para las nuevas generaciones.

El cementerio San Pedro fue fundado en 1855 y se considera el primer cementerio que existió en Managua. Nació tras las epidemias de cólera que azolaron a Nicaragua lo que obligó al gobierno de disponer de un camposanto en las afueras del caserío entonces llamado Santiago de Managua, donde se construyó una ermita a San Pedro.

En 1922 el cementerio quedó prácticamente en abandono y el terremoto del 31 de marzo de 1931 derrumbó la ermita. Fue clausurado y se elevó a patrimonio histórico de la nación en 2003.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus