•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La renovación de la flota del Transporte Urbano Colectivo (TUC), la implementación de cobro con tarjetas electrónicas y la próxima instalación de Sistema de Posicionamiento Global (GPS), son los pasos implementados para la modernización del transporte público en la capital en los últimos siete años, pero especialistas en el tema consideran que estamos lejos de una mejoría efectiva en el servicio.

Según el estudio “Percepción de la población del servicio, que presta el transporte urbano colectivo de Managua”, desarrollado por la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC) en 2015, en opinión de los usuarios, persisten serias deficiencias como el maltrato del conductor al pasajero; otros datos revelan el daño de los buses por parte de los usuarios, así como la falta de mantenimiento de las unidades.

Un aspecto también abordado es que los conductores piden nuevos buses.

Las  actuales 835 unidades fueron obtenidas con apoyo del Gobierno y entregadas entre el 2009 y 2013, pagadas en un plazo de ocho años.

El representante del Instituto de Defensa de los Consumidores (Indec), Marvin Pomares, comentó que hay esfuerzos del gobierno por la mejora del servicio, comenzando con la nueva flota y las tarjetas electrónicas, pero el maltrato recibido y la falta de cuido las han deteriorado rápidamente.

“Su vida útil es mínima, de 20 a 25 años  y no creo que se necesite cambiar toda la flota, sin embargo, estamos hablando que el 35% de estas se mantienen en un taller, por lo que se necesitan por lo menos 200 unidades más para satisfacer la demanda que se calculó en 2009, porque la población está en crecimiento y es muy probable que la cantidad de usuarios haya aumentado”, dijo Pomares.

El representante del Indec dijo que otro problema son las tarjetas electrónicas, por la dificultad de buscar puntos de recargas y quien no tiene su tarjeta, termina en manos de los tarjeteros pagando el doble del precio del pasaje.

Indicó que con el sistema de tarjetas se acabaría el problema de los conductores compitiendo por usuarios, pero sucede que muchos de estos conductores están coordinados con los tarjeteros y obtienen ganancias de esa manera”, aseguró Pomares, quien mencionando que la publicidad sobre los buses no respeta la visibilidad de la nomenclatura de la unidad y no se pueden identificadar para denunciar maltratos ante el Instituto Regulador del Transporte Colectivo del Municipio de Managua.

“Si hablamos de modernidad se necesita también de un Irtramma, que haga valer su autoridad para ordenar esto”, alegó Pomares.

El representante en Managua de la Asociación de Discapacitados Físico Motores de Nicaragua (Adifin) en Managua, Juan Pío Ortiz Gamboa, destacó que no puede haber modernidad sin igualdad al derecho para las personas con discapacidad.

“Actualmente las 35 unidades que estaban habilitadas con ascensores, los tienen dañados y todavía esperamos que podamos reunirnos con los representantes del Irtramma para que se eliminen estas barreras, además los conductores necesitan capacitación”, indicó Gamboa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus