•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Eran las 10 de la mañana y los teléfonos no dejaban de sonar en el centro de llamadas de la Cruz Roja Nicaragüense en Managua, donde en 20 minutos se registraron al menos 50 llamadas, de las cuales cinco fueron números equivocados y sólo una resultó una emergencia a ser atendida.

“Y eso que ahora hay pocas, antes de que se hablara de los dos procesados por hacer llamadas falsas a números de la Policía había más. Esa publicidad es buena porque es un precedente de lo que puede ocurrirle a quienes suelen hacer esto y muchas veces la institución incurre en gastos al enviar sus unidades”, explicó Marcos Cortez, oficial del centro de operaciones de emergencia, con 15 años de- sempeñando ese cargo.

Señaló que con dificultad, al día menos del 20% de las llamadas son verdaderas y el resto son personas que utilizan mal la línea, especialmente niños. En el caso de las personas de edad, algunos lo que hacen es insultar, otros enamoran a quien atiende, aunque regularmente es por falsos accidentes.

“En el caso de la niñez es cuestión de educación. Si los padres estuvieran pendientes de sus hijos o en los centros de estudio se hiciera una campaña sobre la responsabilidad, no existiría este problema. Tienen que respetarse las líneas de emergencias, pues por atender a bromistas una persona accidentada que necesita de nuestra atención podría morir”, dijo Cortez mientras sonaba el teléfono que registró la llamada número 80 proveniente del mismo número, donde del auricular se escuchaba a varios niños hablando.

Entre las anécdotas están las incontables llamadas que hace una persona asegurando que hay un accidente en la Cuesta del Plomo, quien da sus supuestos datos, confirmamos el número y movilizamos dos unidades de rescate y una ambulancia, por un supuesto volcón de vehículo, pero cuando se llega no hay nada. Llamaron al número y del otro lado sólo se escuchó la risa de una persona que dijo “aquí los estoy viendo”.

Cortez señala que el gran problema es que no se puede dejar de atender las solicitudes, por la posibilidad de que la situación sea cierta.

Acoso

Otra cosa que pasa es que por la noche hay una oficial atendiendo llamadas a quien la enamoran, pero hay uno que la acosa sexualmente, sin embargo hay varones que no se libran de esto, incluso mujeres llaman solicitando que le envíen al cruzrojista hermoso y guapo que vieron en la televisión.

Marcos Potosme, oficial del Centro de Operaciones de Emergencia, dijo que con regularidad, por el tono de voz en el auricular, pueden identificar si la persona que llama es una irresponsable.

Diligencias

Señaló que los números telefónicos quedan registrados y se han denunciado ante las autoridades competentes, pero estas no prosperan, igual ocurre cuando se solicita a las empresas de telefonía que suspendan el número por mal uso, pero estos determinan que no pueden hacer eso a un abonado.

Lea además: Acusan a pareja por hacer más de mil llamadas falsas

El responsable de operaciones de la Cruz Roja Nicaragüense, Aldry Flores, destacó que el problema de las llamadas telefónicas vino con la telefonía celular, por sus chips baratos que si se quiere, se sustituye fácilmente con C$50 o menos.

“Atender una llamada por accidente de tránsito para nosotros significan US$60, que son pago a personal, combustible, depreciación del vehículo y viáticos. Sin embargo esto también representa un riesgo para los rescatistas por la necesidad de rapidez por las calles, que en algunos momentos han significado accidentes y hasta muerte de nuestro personal. Eso implica para la institución las llamadas falsas, sin contar que se obstruye la labor del socorrista”, dijo Flores.

Detalló que en los últimos seis meses han brindado 10,000 servicios, de los cuales 936 fueron por llamadas falsas. La contabilización representa un total de US$56,160 desperdiciados.

“Están jugando con nosotros o los padres de familia le dan teléfono a sus hijos que marcan el número de emergencia, cuando puede haber alguien necesitado de atención para salvar su vida”, comentó Flores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus