•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En una década se pasó de cinco centímetros de oxigenación de la laguna de Tiscapa a 30 centímetros, lo cual da una esperanza para la recuperación de este importante cuerpo de agua ubicado en medio de la ciudad capital.

El ambientalista Kamilo Lara señala que hay avances en la protección y conservación, al punto que se puede encontrar  en el lugar especies como tortugas, ciertos peces y anfibios, lo que significa que el agua ha mejorado en calidad.

“Eso nos dice que hay mayor oxigenación que permite la vida en ese ambiente. Según los recientes estudios realizados por la Alcaldía de Managua, se calcula que hay al menos 30 centímetros de oxigenación, superando los cinco centímetros que se calcularon hace diez años”, aseguró el ambientalista durante la segunda jornada de limpieza en la laguna de Tiscapa, en este año.

Por otra parte, señaló que el bosque seco tropical se recuperó en aproximadamente el 85% con la entrada del invierno. Además, dijo que las jornadas de reforestación están dando respuesta y se puede observar la presencia de aves, como el guardabarranco y canarios, palomas de castilla, palomas ala blanca y otras especies, antes desaparecidas en las laderas de la laguna.

BASURA SIGUE LLEGANDO

Pese a ello, persiste la presencia de basura lanzada desde las laderas y un área protegida de la laguna. 

"Nuevamente volvemos a ver un islote de sedimentos que son arrastrados a la parte de contaminantes tóxicos, por los cauces de Managua hasta la laguna”, refirió Lara, señalando que todavía el agua no ha recuperado el nivel normal después de los dos años de sequía y que el actual nivel está un metro por debajo del nivel histórico.

“Creemos que en el segundo ciclo de invierno que va de agosto, septiembre y octubre ayudará a que la laguna restaure su nivel”, alegó Lara.

Detalló que la municipalidad capitalina tiene proyectada la instalación de cuatro ozonificadores más (que purifican el agua), de los dos existentes. Así mismo está en reparación  la fuente hidráulica que se ubica al centro de la laguna, lo cual sirve para acelerar la oxigenación del cuerpo de agua. Por tal motivo ya no se siente el hedor que antes despedía la laguna. 

Según Luis Moreno, subdirector del Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA/UNAN-Managua), si bien actualmente se mantiene limpia “es bastante frágil, si se deja de dar el tratamiento se puede revertir la situación”.

El tratamiento al que se refiere Morales es a base de microorganismos que captan los nutrientes de la laguna e impide que las algas florezcan, pero durante el invierno llega una gran cantidad de materia orgánica y plástico que lleva desde la micropresa Los Gauchos. 

Para esto, según el Plan de Inversión Anual de la Alcaldía de Managua, se destinarán este año un total de C$2.9 millones con el fin de preservar el área protegida de la laguna por medio del tratamiento con microorganismos que evitan el florecimiento de algas sobre el espejo de agua de Tiscapa.

Morales refiere que el riesgo de contaminación que hay en la laguna de Tiscapa y el lago Xolotlán —donde desembocan los 25 cauces restantes— no se debe a que la red pluvial lleve las aguas a esas zonas, sino a que con la lluvia llegan sedimentos a ambas zonas. 

“Una cosa es que reciban sedimentos propios de la cuenca y otra que reciban sedimentos mezclados con basura”, refirió, instando a la población a buscar alternativas para reducir la entrada de desechos sólidos contaminantes a la laguna y reforestar la cuenca sur de la capital.

  • 2.5 centímetros de oxigenación se logra al año con las ozonificadoras y la fuente hidráulica.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus