•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En zozobra vive la familia de la capitalina Eveling García González, de 34 años, quien tiene más de 40 días de haber desaparecido junto con su esposo y cuatro de sus nueve hijos, luego de haber ido a Honduras a comprar mercadería.

García González tiene siete meses de embarazo y se gana la vida vendiendo talco en diferentes departamentos del país. Al terminar la venta se cruza a Honduras para comprar artículos y revenderlos.

Lo último que supieron sus parientes es que estaban en Chinandega y luego se cruzarían al país catracho, pero hasta la fecha ninguno de ellos se ha comunicado. Mauricio Santiago Arróliga, de 42 años, es el marido.

“Nos preocupa porque ella nunca deja tirado a sus hijos (los otros cinco que dejó en Managua con su mamá). Es una mujer guerrillera que bajo su pobreza ha sacado adelante a sus hijos junto con su marido. Ella siempre llama, siempre está en comunicación, pero ahora nada, el teléfono sale sin señal”, comenta entre llanto Maryina García González, hermana de Eveling.

“Mi mamá está muy enferma por esta situación. Nosotros la mantenemos (a Eveling y su familia) en oración y confiamos en Dios que esté con vida en ese país tan peligroso como es Honduras”, agregó.

Piden ayuda

La familia ha solicitado ayuda al Ministerio de Gobernación de Nicaragua para que coordinen con sus homólogos de Honduras y den con el paradero de los desaparecidos.

“Desde inicio de semana fuimos a Gobernación, y hoy (ayer) nos daban respuesta, pero hasta el momento no tienen información, seguimos esperando”, dijo Marisol García, otra de las hermanas de Eveling.

“Ella tiene un carácter muy fuerte y nuestro miedo es que se haya peleado con alguien y esté presa, o bien que le hayan pedido peaje los mareros y al negarse la hubieran matado”, dice entre lágrimas Maryina.

La angustia ha invadido a toda la familia. Los cinco niños que están a cargo de la progenitora de Eveling, doña María Raquel González, ya no quieren ir al colegio y tampoco los mandan a las pulperías porque regresan llorando.

Más: Presidente de Honduras enviará proyecto de ley para reestructurar cárceles

“La gente es imprudente y siempre que llegan los niños a comprar le preguntan por sus padres, hasta le dicen que si es cierto que los mataron, y ellos vuelven atacados en llanto y piden que ya no los manden a la pulpería”, relató Maryina, quien no ha sacado su venta de verduras por estar preparada para movilizarse a cualquier lado donde esté su hermana. Maryina García González

La familia no ha puesto la denuncia ante la Policía Nacional, sino que se abocaron con Gobernación.

Critican políticas de seguridad en Honduras

La Asociación de Prensa Hondureña (APH) criticó esta semana las políticas represivas emprendidas por el gobierno de Juan Orlando Hernández para combatir el crimen, porque a su juicio, aumentan la violencia, al tiempo que pidió un cambio de estrategia con énfasis en la prevención.

"Los mecanismos utilizados por el Estado lejos de reducir los índices de violencia los acrecienta cada día,  porque a mayor represión, mayor respuesta de aquellos que se sienten perseguidos", anotó la organización integrada por escritores y periodistas.

El Gobierno reubicó el lunes a 37 líderes de pandillas en una cárcel de máxima seguridad en el noroeste del país, donde están confinados en minúsculas celdas de dos por dos metros, para tratar de incomunicarlos con el exterior.

La medida busca reducir la capacidad de los líderes pandilleros para, desde la prisión, ordenar distintos tipos de crímenes, según dijo el presidente Hernández.

El traslado se enmarca en una política de seguridad que incluyó la construcción de cuatro cárceles, el cierre de dos prisiones por estar en medio del casco urbano de dos ciudades, y nuevas legislaciones para aumentar la represión de los delitos.

"El Estado lejos de invertir para prevenir (los crímenes) invierte cantidades millonarias para reprimir", y las políticas "deberían tomar un rumbo diferente, advirtió la APH.

La organización sostuvo que las personas formaron esos grupos porque "encontraron en otro lado (el crimen organizado) lo que el Estado siempre les negó", aunque aclaró que no se pueden justificar las acciones delictivas "de los que se cansaron de exigir sus derechos".

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus