Rafael Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Managua varios centenares de familias en invierno le piden a Dios que no llueva, porque saben que una precipitación fuerte significa inundación segura en sus viviendas, tal como ocurrió en varios barrios capitalinos la noche del sábado.

Ese es el drama de la familia de Auralila Membreño Martínez, quien desde hace 20 años habita en el barrio 28 de Mayo y su vivienda está ubicada en el tope de la bajada de la corriente pluvial de la calle.

“Cada vez es peor. Cuando vine no había ese problema, hace tres años vinieron a hacer la calle (de concreto hidráulico) y hace poco subieron la calle rellenando con tierra, con pala mecánica y aplanadora. El problema es que dejaron la calle más alta, por lo que más rápido se vienen las aguas”, asegura la señora Membreño.

Su vivienda es una de las 10 casas del barrio que quedan anegadas continuamente, sin tener una respuesta de la municipalidad que resuelva el problema. Ella señala que el barrio no tiene red de drenaje pluvial y en ese punto bajo confluyen dos corrientes.

Róger Escorcia, también del barrio 28 de Mayo aseguró que cuando la corriente está fuerte no solo se inundan las casas, también es imposible salir, pues hay riesgo de ser arrastrado.

Otros barrios

Una situación similar vive con cada lluvia media docena de habitantes del barrio Pablo Úbeda, propiamente del tanque de la 14 de Septiembre, 2 cuadras al sur, 1 cuadra abajo y media cuadra al sur.

Rosa Esmeralda Fonseca señaló que la calle está totalmente arruinada y las casas se inundan cuando hay una lluvia fuerte. Ella considera que si  la municipalidad hiciera canaletas en las orillas de las calles, las aguas llegarían al cauce cercano a su casa.

El ingeniero Alfredo González, indicó que  la capital tiene 157 asentamientos, e igual que muchos barrios, crecieron desordenamente y sin el necesario drenaje pluvial, por lo cual vemos hoy que las aguas corren en calles  donde antes eran cauces naturales, por lo cual mientras no se instale una red de tuberías el problema persistirá.

Otro factor del problema es la deforestación en las partes altas de la cuenca sur de Managua y la impermeabilización de sus suelos con la construcción de viviendas, haciendo que las aguas bajen estrepitosamente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus