•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El antiguo cine México resalta entre tramos de verduras en el mercado Oriental. La entrada está oculta y aunque es difícil de creer, este sitio al que ahora cuesta llegar, fue hace más de 20 años uno de los principales cines de la capital.

La sala principal es un enorme escenario con capacidad para unas 1.000 personas. El telón rojo carmesí todavía cuelga. Algunas  butacas de madera se mantienen en su posición. El cielo raso está destruido y hay una sala pequeña, conocida como Chaplin, donde todavía se transmiten películas. Las enormes máquinas de carbón que se utilizaban para proyectar las cintas permanecen intactas.

Humberto Hernández, de 80 años, es el encargado del cine. Desde hace 50 años trabaja en él. Afirmó que la construcción comenzó en 1966 y se inauguró un año después. La primera película que se presentó fue Operación 67, con Santos el Enmascarado de Plata.

Recordó una anécdota de cuando el personaje mexicano se presentó en la sala principal del cine en 1972. “Hacía falta alguien para completar el show, entonces me pusieron a mí y yo tenía miedo de ese gran hombre enmascarado. Me agarró como saco de papa”, relató Hernández.

Ahí se presentaron varios artistas mexicanos de renombre, entre ellas Luz Elena Ruiz, conocida como Lucha Villa. También Angélica María, cantante y actriz mexicana, Marco Antonio Muñiz, famoso cantante de boleros. Entre otras personalidades que aportaron a la construcción de la fama del cine México. De las películas más taquilleras que se estrenaron en el cine está La Niña de la Mochila Azul en 1980. “Eran filas interminables de gente. La presentamos tres días gratis por motivos de la visita del presidente de México (José López Portillo) al país. Después de la película aumentaron las ventas de entradas”, describió don Humberto.

El inmueble era de la compañía mexicana Pelimex, que fue dueña durante 25 años. En 1992 la vendió al nicaragüense Julio Tapia, quien todavía es su propietario.  

DESAPARICIÓN

“Habían unos cuatros comerciantes a los que se les dio permiso para trabajar, pero después se fue llenando hasta quedar tapado”, añadió el trabajador.

Eso sucedió hace unos 20 años. “En los últimos años se pasaban películas en horario matiné y con menos frecuencia las tandas de 8 a 10 de la noche porque después era peligroso salir a esa hora por la delincuencia”, dijo. Baja la mirada y se muestra nostálgico al hablar del último suspiro del gran Cine México hace 15 años.

“El último día el dueño (Julio Tapia) dijo: no se abre más porque ya nadie viene. Ese día fue muy triste”, rememoró. En la sala todavía están los afiches de las últimas películas que presentaron, entre ellas, Triple X, Matrix y Scooby doo. Actualmente el local funciona como bodega, alquiler de baños y venta de refresco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus