•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Algunas infraestructuras históricas deberán desaparecer con la construcción del paso a desnivel a lo largo de la carretera del 7 Sur y la entrada a carretera Nueva a León. Estas afectaciones tienen que ver con la ampliación de las vías, obra que afectará también a negocios que se ubican al margen.

Uno de estos edificios es el viejo Moulin Rouge (Molino Rojo), ubicado a 100 metros hacia el lago de los semáforos del 7 Sur. La infraestructura será removida para dar lugar a un nuevo carril y parte de las aceras que formarán la nueva vía de Managua.  

Así lo evidencian las marcas puestas por la Alcaldía de Managua en los muros de la antigua casona. Las señales en pintura roja y amarilla indican que en el sitio se construirán aceras; mientras que el muro frontal ya fue destruido por la maquinaria de la municipalidad y un guarda de seguridad cuida la propiedad.

Marvin López, es hermano de la propietaria, Maritza Balistán, y cuidador del Moulin Rouge. López afirmó que la desaparición del inmueble es un hecho, sin embargo, solo su “hermana puede hablar sobre la negociación y el monto de indemnización por la casa”, expresó López.

El Nuevo Diario intentó comunicarse con Maritza Balistán para confirmar efectivamente la noticia de la demolición del edificio. Sin embargo, la propietaria no contestó las llamadas.

Su historia

Carlos Carlucci, escritor italiano que radica en Nicaragua, refiere que el lugar lo fundó un italiano hace 70 años.

Su nombre era José Damico, y según una publicación del antiguo periódico Novedades, en 1963 perdió una demanda contra unos trabajadores a los que no pagó por la construcción de unas habitaciones.

Según el texto, el lugar era un restaurante, aunque Carlucci asegura que también era un sitio donde los hombres llegaban a buscar la compañía de una mujer.

“Había 23 habitaciones alrededor de la casona. Esta casa es una imitación de una construcción típica de Paris, donde había bailarinas y compañía de alto nivel.  Este italiano quiso hacer algo parecido. En 1979, cuando vio que la cosa se ponía mal con la revolución, se la vendió a un nica”, expresó el escritor.

Otros sitios

Las ruinas del llamado “Casino Versalles”  es otra de las infraestructuras que terminarán de desaparecer por la construcción del puente a desnivel en el sector. Según cuenta un guarda de seguridad de uno de los quioscos ubicados en la entrada del abandonado parque de Las Piedrecitas, identificado solamente como Pablo, recuerda que ese lugar era un extravagante casino donde llegaban solo personalidades políticas.

De acuerdo con las referencias históricas, este negocio era propiedad de José Iván Alegrett, jefe de operaciones de la Guardia Nacional. Sin embargo tras el terremoto de 1972 se destruyó.

También el parque

El parque Las Piedrecitas desde mucho antes de que se iniciaran los trabajos de construcción estaba en proceso de degradación. La Alcaldía de Managua anunció que después de finalizado el proyecto vial, el popular centro de diversión será reconstruido. A pesar de eso, en medio del parque se habilitó una calle alterna para tratar de descongestionar el tráfico, de modo que La Ronda de Niños y la locomotora son los únicos atractivos que quedan; el resto es historia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus