•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cuando se entra al casco urbano de esta fría ciudad y siempre llena de neblina, se observa un puesto de frutas, en el que también se venden gaseosas y chiverías.

Donde se supone que debería haber un grupo de vendedores ofreciendo variados productos, hay un espacio libre.  Es un parqueo para los visitantes que se detienen para entrar a los negocios que hay alrededor. 

“El mercadito es un sector privado”, dijo Saray Lizet Molina, habitante de El Crucero, quien tiene una panadería. Para ella el mercadito es solo un título que sirve de referencia en el municipio, porque no hay comerciantes que vendan en el sitio. 

Los habitantes, calculados en 13,656, según el VIII Censo de Población y IV de Vivienda 2005, no poseen un mercado. Deben ir a Jinotepe, Diriamba o bajar a Managua para abastecerse de todo tipos de alimentos y productos de uso doméstico. Molina manifestó que las pulperías son las principales proveedoras de la población. 

Sin embargo, la gente del casco urbano, ubicada a orillas de la carretera Panamericana Sur, es más afortuna, porque los camiones distribuidores les llevan ciertos productos. 

Lea: Un bosque cerca de las nubes

En el caso de las comarcas alejadas de la vía, es más difícil, relató Heloina Carballo, habitante de El Crucero, porque según ella, no todos los camiones distribuidores entran a las comunidades. “Si hubiera un mercado habría precios parejos en El Crucero, pero los dueños de una venta de comarca compran en una pulpería de aquí (casco urbano) y dan las cosas más cara allá”, explicó Carballo. 

Sueño

Maritza Centeno es una comerciante que vende frutas justo en el empalme de El Crucero hacia San Rafael del Sur, frente al monumento ícono del municipio. Allí se detienen los buses interlocales, los que aportan compradores. Centeno dijo que su mercancía la compra en los mercados de San Marcos o Diriamba y seguirá viajando hasta que se cumpla el sueño del mercado municipal. 

“Aquí el comercio está disperso en diferentes puntos. Yo estoy aquí, más adelante hay otra, y así, no estamos concentradas”, mencionó Centeno, quien señaló que son frutas lo que más se vende.  

La vendedora aseguró que tiene 20 años de habitar en El Crucero y durante el gobierno municipal de los liberales hubo la promesa de construir el mercado. Relató que ahora se hacen ferias en la que los pequeños productores de las comunidades llegan a vender frutas y verduras. “Se hacen una o dos veces al mes”, dijo Molina. 

Solieth Marenco es la alcaldesa del municipio, El Nuevo Diario se comunicó con ella vía telefónica y dijo que ya se construyó la primera etapa del mercado municipal. Luego indicó que estaba en una reunión y colgó. No volvió a contestar la llamada.  

Por su parte, Maciel Obando, responsable del área de proyectos de la Alcaldía de El Crucero, dijo que no estaba autorizada para hablar.   

Además: Una posada en El Crucero

Incentivo

Según los habitantes, necesitan más que un mercado para incentivar el comercio. El Crucero tampoco tiene un banco. 

Heloina Carballo aseguró que el más cercano está en el kilómetro 8 de la carretera Panamericana Sur y también están los ubicados en Diriamba. Tampoco tienen gasolinera. Durante los corte de café en noviembre y diciembre es que el comercio se mueve, comentó Carballo, ya que personas de otros lugares llegan a vender ropa.

13,656 habitantes tiene este municipio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus