•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El estacionamiento de las unidades de buses en zonas públicas para parte de las comunidades contiguas representa una molestia; sin embargo, los conductores  alegan que la falta de parqueos los obliga a quedarse en las calles aledañas a las terminales.

Para Evelin López, del barrio Santos López, el movimiento de las viejas unidades de buses amarillos al frente de las viviendas puede ser un peligro, especialmente para la niñez, porque algunos no se fijan cuando van a salir, además que ensucian las calles.

“Algunos nos dejan las bolsas y los platos descartables en las aceras. Otros usan la calzada como talleres y dejan pura grasa. Aquí tienen más de seis meses de estar usando la calle como parqueo. Estos son los buses que vienen de los departamentos de Granada, Masaya, Nandaime y otros municipios”, dijo López, señalando que estas unidades deberían tener una zona particular y no en áreas públicas.

Sin embargo, para Andrea Wilson, del barrio Isaías Gómez, son un problema pues hacen mucho ruido y para poder sacar su carro tiene que estar buscando al conductor de la unidad para pedirle permiso de salida.

Por su parte, los conductores alegan que no molestan a nadie y se estacionan en ese lugar porque no hay espacio de parqueo en la terminal. “Hay un parqueo en el mercado Roberto Huembes, pero nos cobran C$10 por la entrada y nosotros hacemos varios viajes”, refirió el conductor Oscar Galeano, agregando que el “pegue” está malo. En el caso del colector de unidad Junior Francisco Gutiérrez, explica que ingresar a un parqueo es problema para ellos porque son públicos, otros vehículos se estacionan alrededor de las unidades y no pueden salir con la rapidez necesaria.

“Aquí a las ventas les compramos comida, gaseosas y en algunas casas compramos agua para lavar los buses. Dicen que van a hacer paradas nuevas. Ojalá que dejen un espacio suficiente para parqueo”, consideró Gutiérrez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus