•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Totalmente funcional  está el puente peatonal elevado frente al mercado Roberto Huembes, sin embargo, la mayoría de  la gente prefiere cruzar la calle de forma imprudente.

Inmer Guzmán, propietario de un negocio sobre la recién ampliada pista Solidaridad, cuyo nuevo segmento es de ocho carriles,asegura que por cada 10 personas que pasan de la acera del barrio La Fuente, a la zona del mercado,solo una o dos lo hacen por el puente.

“La gente es increíble. Mire que ahí van como 15 personas cruzando la calle y solo dos subieron por el puente, eso es todo el tiempo”, dijo Guzmán señalando que por la nueva amplitud de cinco carriles, que representan más de 40 metros de ancho, es un riesgo cruzar la zona asfaltada pero la gente no entiende.

El puente fue instalado hace doce días, pero el miércoles terminaron de construir la escalinata, y el pasado jueves se abrió al paso de los peatones.  Algunos saltan sobre la barda de concreto.

Los 700 metros lineales de pista, tiene divididas sus dos vías por bloques de concreto de aproximadamente un metro de alto, pero tiene siete puntos sin estos bloques para el paso de peatones.  

No apto para todos

Por su parte, la señora Bertha Rosa Campos, señaló que las personas con discapacidad motora, de la tercera edad, no pueden usar ese puente.

“Yo tengo artritis y tal vez pueda subir las escaleras, pero ya no podría ser capaz de bajar. Así que tengo que cruzarme entre los vehículos”, adujo Campos, señalando que la Alcaldía de Managua no pensó en ellos, a no ser que consideren poner un ascensor.

En el caso del joven César Antonio Vásquez, habitante del barrio La Fuente, dijo sentirse poco confiado o seguro de cruzar el puente, pues el mismo día que abrieron el paso del puente, por la noche una señora fue asaltada.

Puente peatonal queda de adorno. “Yo tengo desconfianza por eso, mejor me arriesgo sobre la carretera.  Ahí la Alcaldía debería poner guardas de seguridad”, alegó Vásquez, recordando que igual problema hubo con el puente que estaba entre la parada del transporte urbano y la terminal de buses de Masaya.

Trabajo irregular

Asimismo, los usuarios señalaron que hay una diferencia de tamaño de las escalinatas que culminan en el puente. Orlando Figueroa, destacó que se escapó de caer cuando subió por la entrada del mercado, ya que en el último escalón hay de menor tamaño. En el caso de la escalinata al final de la parte superior, en el lado de la parada de buses del barrio La Fuente, esta tiene casi 30 centímetros, cuando en las otras hay una separación de 20 centímetros.

“Al menos deberían pintar las orillas para que uno vea la diferencia”, opinó Figueroa destacando que una caída de esas escaleras es un pasaje seguro al hospital.

La concejal del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y jefa de su bancada, Rosa Argentina Navarro, comentó que la diferencia de tamaño en las escalinatas superiores es una falla de quienes construyeron y del supervisor de la municipalidad por dejar ese desnivel .

También dijo que no debería ser un puente peatonal elevado, sino al menos tres, para comunicar el mercado con la acera del barrio La Fuente.

Según datos de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), por el Roberto Huembes a diario se movilizan aproximadamente 17 mil personas, entre compradores, visitantes y comerciantes.

“Se necesitan puentes en la salida del barrio La Fuente y en las cercanías de la farmacia Conny para satisfacer la necesidad de la población que transita por el punto más concurrido del Distrito V. Creo que no debieron dejar tantos pasos para pasar de un lado a otro de la carretera. Eso es incentivar a que la gente no use el puente”, alegó Navarro, indicando que otro error es que en estos lugares no se pintaron las respectivas “cebras” o rayas blancas para el conductor esté consciente de reducir la velocidad por ser un paso peatonal.

Accidentes

Daniel Malespín Sirias, un conductor que transitaba por la zona ayer a mediodía, dijo que por evitar un accidente recibió el impacto de otro vehículo que no guardó su distancia.

“La muchacha se cruzó (la calle) y el carro gris la bordeó y yo por no golpearla me tuve que detener y el otro vehículo que venía atrás me golpeó el carro. Ese puente está mal puesto y la gente es haragana. Está a 50 metros, pero el peatón no quiere caminar”, explicó Malespín disgustado tras el accidente.

Estos pasos improvisados entre las vías de la pista también son aprovechados por motos, que no se resisten a utilizar estos cruces, transitando entre las personas que esperan pasar la pista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus