•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más control y ordenamiento en los tramos demandan los comerciantes y propietarios de comiderías de los mercados capitalinos, luego del lamentable accidente en el mercado Roberto Huembes, que cobró dos vidas. Los comerciantes les piden a las autoridades que sean más estrictas con las normas de seguridad, tanto en los tramos, como con las empresas  que proveen cilindros de butano y sus distribuidoras.

Denis Rivera experimentó un incidente amargo. En ese momento tenía más de una década de trabajar en el área de comidas del mercado Israel Lewites, pero el día menos pensado el infortunio llegó en forma de tanque de gas.

“Me quedé sin pelo, sin cejas, ni pestañas. El cuerpo puras ampollas de agua y por dos meses no podía recostarme. El accidente fue hace cuatro años. Ocurrió cuando traté de conectar el cilindro. El gas saltó sin control de la válvula del tanque y repentinamente una bola de fuego lo envolvió quemándome la ropa y la piel”, recuerda Rivera.

Indicó que hizo un reclamo serio ante la empresa, pero la única indemnización que dio fueron C$1,000, supuestamente para cubrir los gastos de recuperación, lo que consideró injusto, ya que por poco pierde su vida.

Rivera señaló que con el gas ni con el fuego se puede jugar y un descuido es suficiente para destruirte la vida. “Aquí no hace mucho los bomberos pasaron supervisando, viendo las conexiones eléctricas”, comentó, señalando que no se trata solo de ver el lugar de los tramos de las comiderías, sino también de tomar sus medidas con las empresas y distribuidores de cilindros.

De interés: La historia del mercado Roberto Huembes

Por su parte, Rosa Amanda Gutiérrez dijo no recordar la última vez que pasaron los bomberos haciendo supervisión, sin embargo, los comerciantes toman sus medidas para evitar accidentes, pues es para su propio beneficio.

“Aquí no nos han venido a decir nada. Pero hay comiderías por todos lados, a las orillas de los galerones, y en la zona interna. Deberían tener un control como antes se hacía. Es para seguridad de todos”, alegó Gutiérrez.

Asimismo, uno de los señalamientos puntuales que hicieran en el mercado Iván Montenegro fue la mala ubicación de los tramos y comercios.

“Hay mucho desorden, hay comiderías por todos lados, los tramos son muy reducidos y no hay espacio para poder tener los cilindros alejados de los fogones. En este mercado hay tanto cocinas de leña como de gas, y estamos rodeados por joyerías que mantienen gasolina en sus tramos”, dijo Lorena Baltodano, propietaria de una comidería en el mercado Iván Montenegro.

Lea además: La historia del noble Manuel de Jesús Robledo

Baltodano explicó que las joyerías utilizan combustibles y solventes para la limpieza del oro o la plata, lo que representa un riesgo porque están en las cercanías del área donde hay cocinas y chispas.

Agregó que en varias ocasiones han tenido que lidiar con tanques con válvulas defectuosas, aunque no ha pasado a más.

“De repente me vienen a dejar los cilindros sin su tapa de seguridad. En una de esas cuando conectaba uno de estos a la cocina, el cilindro lanzó el gran chorro de gas en mi cara. Dichosamente no explotó”, comentó Baltodano, quien dijo que hubo una reciente visita de los bomberos, pero prácticamente pasaron en carrera, por lo que pidió a las autoridades una revisión más detallada en ese mercado.

En el mercadito Virgen de la Candelaria, ubicado al costado noreste del cementerio General, Fátima Campos, miembro de la brigada de emergencias Nelly Castillo señaló que el local es pequeño, pero están preparados ante cualquier incidente.

Los bomberos nos apoyan, igual que la Corporación de Mercados de Managua. Tras el accidente del mercado Roberto Huembes, hicimos la solicitud para que vengan los bomberos y esperamos que pronto revisen los tramos para estar más tranquilos”, comentó Campos.

  • Denis Rivera, del área de comiderías del mercado Israel Lewites, hace cuatro años se quedó sin cabellos y lleno de ampollas por quemaduras, al incendiarse el gas de un cilindro con válvula defectuosa.

En el caso del área de comidas del mercadito Periférico, alegaron no tener problemas, ya que son pocos y están concentrados en un solo punto.

Rebeca López dijo que en el Periférico solo hay dos comedores y la semana pasada hubo una supervisión de las autoridades competentes, vieron el sistema eléctrico, las cocinas y los cilindros.

El presidente de la Asociación de Comerciantes de Nicaragua, Jorge González, dijo que la prioridad del Gobierno era salvar vidas, pero aún no han sido informados sobre los planes concretos de ordenamiento y supervisión a lo interior del mercado Oriental, en zonas de comiderías.

Por otra parte comentó que el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (Sinapred) está promoviendo reuniones para desarrollar acciones de prevención.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus