•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los suelos blandos son susceptibles a las vibraciones y Managua tiene tres áreas coincidentes donde las estructuras pueden ser más afectadas: el viejo casco urbano de Managua, el área de la catedral metropolitana al norte de Metrocentro, y la zona de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

El subdirector del Instituto de Geología y Geofísica (IGG-Cigeo), doctor Edwin Obando, señaló que los estudios están enfocados a generar insumos para el reglamento nacional de la construcción, entre estos, la actualización del espectro para diseños de edificios.

“Nos enfocamos en puntos anteriormente afectados por sismos y zonas donde existe un importante auge comercial. Con los resultados obtenidos hasta ahora, se ha logrado tener una clasificación de los suelos de la zona urbana de la ciudad a una profundidad de entre 30 y 60 metros, cumpliendo con lo básico en los estándares internacionales en este tipo de estudios”, comentó el subdirector del IGG-Cigeo.

Destacó que en el centro de la ciudad se observan suelos con mucho espesor, lo que es determinante al momento de planificar una construcción, ya que unos pueden ser más susceptibles que otros a ciertos patrones de vibración generados por sismos con determinada frecuencia.

Entre estos puntos está la zona de Las Piedrecitas hasta la zona de Los Laureles Sur. Y en la zona norte aparecen sitios como el barrio Santo Domingo y el Rubén Darío, en la vieja Managua, además de sectores de la UNAN-Managua.

Entre las áreas de mayor fortaleza están el Recinto Universitario Carlos Fonseca Amador (Rucfa), en el extremo sur del mercado Oriental, la zona de los alrededores de la rotonda Jean Paul Genie y la base de la Cervecería Toña.

“Hay que tener claro que así como vibran los suelos también lo hacen las estructuras. El gran problema está en que si existe una coincidencia en la forma en que vibran los edificios, ya sea por frecuencias o períodos, con la vibración del suelo, se maximizan las cargas en la estructura y genera que tengan que soportar mayor nivel de esfuerzo, posiblemente generando daños importantes y hasta el colapso de un edificio”, dijo el doctor Obando.

Destacó que este estudio se viene realizando desde el año pasado, a petición del Ministerio de Transporte e Infraestructura, a través del Departamento de Normas, como parte del apoyo para una propuesta de metodología para generar un espectro de suelos, el cual utilizan los ingenieros para el diseño de obras verticales, y calcular las cargas que podrá soportar un edificio, por la generación de un sismo, explicó el doctor Obando.

Detalló que hasta el momento se ha cubierto toda la zona urbana capitalina, ubicando 24 sitios de donde se han levantados datos. Entre estos la zona norte de la ciudad, el área del aeropuerto, el mercado Oriental, la zona de la refinería, las cercanías de la laguna de Tiscapa, el sector de la UNAN-Managua, la Centroamérica y el sector del parque Las Piedrecitas, entre otros. El doctor Edwin Obando muestra el mapa de suelos.

El especialista comentó que Managua es un valle rodeado de estructuras geológicas y de fallas importantes, al oeste con  de Mateare y al este encontramos las líneas de Cofradía. Existe toda una cuenca donde se han depositado los materiales porosos producto de erupciones volcánicas y considerando la topografía, las escorrentías han generado que se depositen sobre el valle, con unos 200 a 300 metros de profundidad.

Lea: Los suelos son más vulnerables en invierno

El doctor Obando indicó que los equipos actuales bastan para hacer los estudios de suelo superficial, sin embargo están en busca de financiamiento para comprar equipamiento para seguir profundizando en estos estudios a niveles de 300 metros o más en el subsuelo. 

Por su parte el representante Denis Meléndez Aguirre, secretario ejecutivo de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo (MNGR), comentó que datos como los que trabaja el IGG-Cigeo, responden a una necesidad de una ciudad desarrollada sobre una docena de fallas geológicas.

“Managua sigue en desarrollo de empresas y complejos habitacionales, por tanto esta información será de gran beneficio como una guía para edificar de forma más segura y también para que la municipalidad haga una clasificación de áreas y ordenamiento territorial actualizado”,  dijo Meléndez.

Destacó que justamente estas normas tienen que ir acompañadas de educación para la población. Dar a conocer los resultados y que estos datos no se queden en algunos sectores de profesionales.

Te interesa: Ineter presentará mapa nacional de uso de suelos actualizado

“Recordemos que la mayoría de la población construye autónomamente. No hace planos, ni usa ingenieros, ni pide permisos. Además la Alcaldía de Managua tiene muchas limitantes para inspecciones. Así que la población debe crear conciencia de que al hacer su casa, debe seguir las normas de seguridad apropiadas, porque si no estará creando una trampa mortal para su familia”, comentó Meléndez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus