•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El día transcurrió como cualquier otro, hasta que a mediodía bajo la mesa del comedor comenzó a temblar, mientras un retumbo sonaba bajo sus pies.

Así recuerda esta desventura la señora Silvia Azucena García, propietaria de la vivienda del barrio San Sebastián de Managua, donde el jueves pasado su familia se estremeció con el extraño suceso que puso en alerta también al vecindario, bomberos y autoridades de la Alcaldía de Managua, por lo que hoy especialistas del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) estarán investigando las posibles causas de este suceso.

“De repente comenzó a temblar la mesa y se levantó el piso. Nos asustó eso y sonaba como si por debajo estuviera una maquinaria trabajando”, narra la señora García, con 61 años de edad y 30 de habitar lo que hoy es su barrio, ubicado al norte centro de la capital, en el Distrito II.

Lea además: La historia de Nicaragua en cerámica

Entre otras cosas dijo haber sentido un mal olor que emanaba, por lo cual inmediatamente llamaron a los bomberos. Estos llegaron y exploraron el lugar especificado. Comenzaron a tocar el piso con una barra metálica, la casa comenzó a temblar, el piso a subirse y salieron corriendo.

“Es cierto que parecía como que quería salir algo y los bomberos se asustaron. Pero luego en la radio dijeron un poco de cosas, como que la casa se había partido, que me dio un ataque al corazón y eso no es cierto. Fue propiamente en ese punto que pasó todo y el resto de la casa está bien, yo estoy bien”, alegó la propietaria del inmueble.

De interés: Analizan opciones para una Managua amigable con ciclistas

Posteriormente la delegación distrital hizo presencia en el lugar y comenzaron a separar el piso y a hacer un hueco, donde no encontraron nada extraño, más que unos trozos de lo que pudo ser una vasija.

Argentina Rivas, vecina de la familia García, indicó que el fenómeno ocurrió a eso de las 12:40 p.m.  

“Yo estaba acá en mi casa y vino la señora García a pedirle ayuda a mi esposo para que fuera a ver, pero él no estaba y fui yo. Miré cómo el piso comenzó a soplarse, levantaba el comedor, sonó como un estruendo debajo y se venían reventando los ladrillos del piso. Había cosas de vidrio encima, se cayeron y se quebraron. No sé qué era eso.

Parecía como de película. Entonces vinieron bomberos y de la alcaldía, hicieron un hoyo y no encontraron nada, pero cuando cavaban con la barra, esta se hundió toda. Dijeron que la tierra estaba muy húmeda”, dijo Rivas.

La vecina indicó que el espacio con ladrillos destruidos fue de aproximadamente dos metros, y el fenómeno ocurrió en reiteradas ocasiones y duró solo dos días.

Rivas comenta que esta es la primera vez que saben de algo así en el barrio y es algo que sucedió solo en esa casa.

Según la señora García, la zona está cruzada por fallas sísmicas y durante el terremoto todas las casas se vinieron abajo, aterrando todo, incluso los sumideros.

“Este barrio está bajo sumideros. Aquí era un albergue y cuando nos dieron la casa, tuvimos que emparejar todo.

Cuando mi hermana comenzó a ver las bases para su casa, la barra que usaban para cavar se hundió y ahí había un gran hueco, por eso tuvieron que retroceder, pero el hoyo está tapado al frente de la casa”, comentó García.

El ingeniero geólogo Gabriel Moreno, señaló que esa área es zona de fallas sísmicas, y según los estudios del Ineter ahí no hay capa magmática, lo cual solo está en las lagunas cratéricas de Tiscapa y Nejapa.

“Los especialistas dirán. Aunque por los pozos sépticos que existieron, según dice la propietaria, es razonable la posibilidad de que sean gases tratando de encontrar salida. Ocurre que cuando hay materia orgánica en descomposición, esta produce gas metano y si no hay salida, este queda atrapado. Recordemos que esos pozos se construyeron en la década de los sesenta, así que la estructura tiene 50 o 60 años, ha soportado sismos y puede estar cediendo”, argumentó Moreno.

El especialista expresó que el olor como a huevo podrido que sintieron en el lugar, puede ser el metano buscando salida y recomendó que tengan cuidado porque si se trata de una estructura de pila séptica puede colapsar.

Con el suceso la señora García expresó que espera que todo termine pronto porque hay muchas cosas que la gente supersticiosa dice y no tiene sentido, además se exageró con los restos de la vasija encontrada, ya que no se sabe si es o no precolombina.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus