•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alrededor de 30 urnas y vasijas precolombinas que de forma previa se conoce datan de 1,200 años de antigüedad, fueron localizadas en los alrededores de la construcción del Estadio Nacional de Beisbol, en Villa Tiscapa. 

Especialistas en arqueología e investigación histórica señalan que en total se contabilizan 27 urnas y 3 entierros, con osamentas humanas, y se considera que hay más vasijas en la zona de lo que pudo haber sido un cementerio indígena. Algunas presentan grabadas imágenes de iguanas y de caras humanas.

“Este es un hallazgo importante. Esta es la primera vez que encontramos un contexto funerario con tan alta densidad o acumulación masiva de población enterrada en una misma área”, indicó la licenciada Ivonne Miranda Tapia, directora de la Dirección Nacional de Arqueología del Instituto Nicaragüense de Cultura (DNA).

La funcionaria alegó que lo que hoy es la zona urbana, era altamente transitada y habitada por indígenas, por el elemento hídrico, teniendo cerca el lago y otras fuentes de agua, pero también por la pesca y la caza. Es por ello que se han encontrado vestigios indígenas en terrenos de lo que hoy es la Universidad Nacional de Ingeniería, los terrenos contiguos de la Universidad Centroamericana, en Nejapa, la UNAN Managua, en el barrio Las Torres y Las Delicias. 

“Estos grupos de pobladores regularmente se movían y tenían asentamientos entre Managua, Granada, Masaya y Rivas. Una de sus costumbres era enterrar a sus muertos en vasijas. Primero los enterraban y esperaban la descomposición, para luego tomar la osamenta que colocaban en vasijas de cerámica, otros los metían en urnas, por eso encontramos de todo tamaño. Algunas de estas encontramos que fueron reutilizadas o que antes eran destinadas para otros fines y finalmente la usaron para enterrar a su familiar”, dijo Miranda.

Emergencia arqueológica

La intervención arqueológica fue de urgencia debido a que la cerámica fue encontrada mientras se hacía una zanja geológica como parte de los trabajos de ingeniería para una subestación eléctrica para el nuevo Estadio Nacional de Beisbol.

La directora de DNA, considera que las vasijas datan entre el año 800 al 1,350 después de Cristo, lo que representa un aproximado de 1,200 años de antigüedad. De los cuatro estratos en que se determinan los períodos, esta corresponde al tercero o el denominado período Sapoá.

El Nuevo Diario visitó el lugar del descubrimiento ubicado en Villa Tiscapa de la gasolinera Petronic Bolívar, 2 cuadras al sur y media al este, detrás del Centro Cultural Nicaragüense Norteamericano (CCNN), donde extraoficialmente varios especialistas señalaron que el trabajo es lento, para poder preservar lo mejor posible los restos.

Información publicada por la UNAN-Managua, destaca las declaraciones de la maestra y arqueóloga Sagrario Balladares, coordinadora del Centro  Arqueológico de Documentación e Investigación (CADI) de la UNAN-Managua, quien comenta que tiene aproximadamente “tres semanas laborando un equipo de 16 profesionales de diferentes instituciones que colaboran en armonía para proteger el patrimonio arqueológico”.

Entre las instancias involucradas están la Dirección Nacional de Arqueología del Instituto Nicaragüense de Cultura, la Dirección de Patrimonio Histórico de la Alcaldía de Managua y de Investigación de la Universidad Nacional Autónoma de Managua (UNAN).

Los especialistas están trabajando contrarreloj en los diferentes estratos, ya que solo queda la próxima semana para terminar la intervención arqueológica, pues luego continuarán los trabajos ingenieriles de construcción del estadio que debe estar listo antes de diciembre.

Todas las piezas serán embaladas y trasladadas al laboratorio de arqueología del Instituto Nicaragüense de Cultura, para su respectiva investigación, obtener más datos y posterior puedan ser reconstruidas siguiendo las técnicas y estándares internacionales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus