•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las sentencias emitidas por el juez Tercero Especializado en Violencia de Managua, Edén Aguilar, contra dos hombres que tocaron la vagina de mujeres y gritaron palabras soeces en la calle, marcan un precedente en el país, deben motivar la denuncia y envían un claro mensaje de escarmiento a los hombres abusivos, coinciden analistas.

“Los tocamientos abusivos como los roces de penes en los buses, los besos, los tocamientos del trasero de las mujeres cuando van caminando o los gritos de vulgaridades a las chavalas cuando caminan en la calle son muy frecuentes en el país. Esto les dice claramente a los hombres que esto es un abuso es penado”, asegura Lorna Norori, coordinadora del Movimiento contra el Abuso Sexual.

En Managua 9 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de acoso callejero, según el Observatorio Contra el Acoso Callejero de Nicaragua (OCAC, Nicaragua) en su estudio “Acoso callejero en la ciudad: aproximación descriptiva del acoso callejero en el área urbana de Managua”, publicado en el año 2015.

A criterio de Norori, estos casos no son denunciados porque el acoso callejero está normalizado. “Muchos hombres piensan que las mujeres hasta deberían agradecer ser tocadas por ellos, lo cual es completamente erróneo”.

“Muchas mujeres sienten que al llegar a un proceso judicial estarían más expuestas y que al final no va pasar nada, creen que no habrá justicia. Con estas sentencias esperamos que las denuncias se incrementen significativamente, no solo en Managua sino en todo el país”, comenta. 

“El piropo es acoso”

Douglas Mendoza, del programa de masculinidades de la Fundación Puntos de Encuentro también celebró las sentencias emitidas la semana pasada por el juez Aguilar “porque dejan claro que los hombres debemos quitarnos esas ideas machistas de que el cuerpo de las mujeres nos pertenece, esto nos indica que debemos respetarlas siempre en cualquier lugar”.

“El piropo es acoso y es penado. Muchos confunden eso con enamorar. Las mujeres no se sienten halagadas con esas cosas de supuesta galantería. El machismo enseña a los hombres a realizar esto como una forma de demostrar hombría, que la sociedad vea que ya es hombrecito y que debe mostrarlo y estas ideas que muchas veces se enseñan desde pequeños son completamente erróneas y deben desaprenderse”, explica Mendoza.

Los casos

El pasado jueves 13 de julio el juez Edén Aguilar  impuso la pena de cinco años de cárcel a Marcos Reyes Torres, de 36 años, quien admitió los hechos y de acuerdo con la acusación de la Fiscalía, el 5 de marzo pasado manoseó en plena calle a una mujer de 32 años de iniciales J.M.M.A.

Al día siguiente, Aguilar sentenció a siete años de prisión a Rafael de Jesús Obando Orozco, de 18 años, por tocarle la vagina a una adolescente de 16 años del barrio Memorial Sandino.

En los casos de abuso sexual la legislación penal vigente no contempla ningún tipo de beneficio por lo que los sentenciados deberán cumplir la sentencia en prisión.

Evelyn Flores, de la Red de Mujeres Contra la Violencia, indicó que estos tocamientos o agresiones verbales no son comportamientos masculinos aceptables, son un abuso de poder y una expresión de violencia machista que a las mujeres nos hace sentir indignadas. “Estas sentencias son una muestra de que cuando los jueces aplican correctamente las leyes, las mujeres vamos a recurrir a ellas”, consideró. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus