•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El manejo adecuado de la basura es uno de los principales problemas al que se enfrentan los comerciantes y autoridades del mercado Iván Montenegro, pues es común encontrar en el parqueo, en las calles y en los pasillos bolsas y todo tipo de desechos sólidos y líquidos. 

Diariamente en ese centro de compras se generan unos 27 metros cúbicos de basura, pero la capacidad de recolección diaria es de un contenedor de 16 metros cúbicos, según la gerente de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) del Iván Montenegro, Auxiliadora Ponce. 

“No disponemos de un depósito propio, la única forma que encontramos de recolectar la basura es poner un contenedor, pero Commema no tiene los medios para evacuarlo en cuanto se llene”, afirma Ponce, refiriéndose a que tampoco tienen un camión de basura que evacúe los desechos. 

Por lo que, diariamente, un camión de la Alcaldía de Managua llega al Iván entre las tres y las cinco de la tarde y recoge el contenedor, dejando uno vacío que recogerá al día siguiente. 

“Se ha planteado que la Alcaldía nos done un terreno para depositar la basura en un contenedor fuera del mercado, como hicieron en el Huembes, que lo tienen de concreto, pero no lo hemos podido lograr”, refirió la directiva. 

Poca capacidad

A criterio de Catalina Obando, una de las más de 2,000 comerciantes que laboran en ese centro de compras, “un contenedor ya no da abasto, lo ideal sería que en cuanto se llene, la basura se retire para que no se estanque aquí en el mercado”.

Otros comerciantes que venden en los alrededores del parqueo en que se encuentra ubicado el contenedor concuerdan en que el hedor se vuelve insoportable durante el día, puesto que la mayor cantidad de desechos de ese mercado es del sector lácteo y este hiede con facilidad. 

Un recorrido rápido por las inmediaciones demuestra que abundan bolsas con suero y residuos de queso, sobre todo en el parqueo y en las orillas del contenedor, que no logra almacenar toda la basura. 

Opciones para resolver

La gerente de Commema afirmó que dentro de los planes de su corporación está conseguir un segundo contenedor, además está en proyecto la compra de una pala para trasladar la basura de la calle hacia el contenedor, una labor que actualmente realizan los operarios.

Estos últimos también se quejan de que los comerciantes no cooperan en las labores de limpieza del mercado, una tarea que debería ser conjunta. 

“El deber de los comerciantes es que cuando pelan queso, tienen que dejar la basura en bolsas. Y no lo hacen, allí lo dejan regado, porque saben que siempre los recolectores de basura venimos a barrer y dejan la basura allí tirada”, dice uno de los 16 operarios que recogen basura en ese mercado, quien prefirió no brindar su nombre.

El operario llena entre seis y siete carretones de basura. Dentro de los pasillos del mercado también realizan limpieza, pero allí se ingresa con una carreta y un barril, ya que “los comerciantes no dejan pasada, la gente se sale de la raya que les han puesto y la pasada queda más angosta”, agrega. 

Horario para zona de descargue

Según Ponce, una de las medidas que tomará el Commema para disminuir el desorden de la basura es establecer un horario para quienes descargan queso y granos básicos. 

“El de lácteos entra en la madrugada y se va a tener que retirar a las 8:00 a.m., y el camión de granos básicos entra a las 8:00 a.m. para salir a las 11:00 a.m. Ahorita les estamos entregando la disposición administrativa. El que no cumpla el horario vamos a hacer uso de la coordinación con la Policía para retirarlos”, dice Ponce, quien destaca que en la zona de descargue hay además cuatro barriles para depositar la basura que generen.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus