•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el mercado Oriental hay 51 hidrantes, de acuerdo con la brigada contra incendios de ese centro de compras. De estos, 36 están a nivel interno y los otros 15 se encuentran a los alrededores del mercado más grande de Centroamérica, generalmente en gasolineras o carreteras cercanas. 

Sin embargo, de los 36 hidrantes que están a nivel interno 13 están en mal estado, según determinó la semana pasada la brigada contra incendios tras realizar una inspección individual de cada hidrante. 

Lo que significa que dentro del mercado Oriental, de 145 manzanas aproximadamente, hay 23 hidrantes funcionales, lo que cubre en promedio un hidrante por cada seis manzanas. 

La mayoría de los hidrantes que están en buen estado se ubica en los alrededores de la iglesia El Calvario y Ropausame. Mientras que en el perímetro del Cine México hay muy pocos que todavía funcionan. END

Deteriorados

Usado como poste para sostener una hamaca está uno de los 36 hidrantes localizados a nivel interno del mercado Oriental. Ya no tiene vestigios de su pintura roja característica, le faltan los terminales donde se acopla la manguera y desde hace varios años que por él no sale una gota de agua. “Cada vez que hay un incendio, corren a probar si funciona este hidrante, pero este ya no saca agua”, dice Ángela Aguirre, comerciante de mariscos, añadiendo que ese hidrante dejó de funcionar hace unos diez años y nunca se han realizado labores de reparación, aunque ya se ha reportado su estado.

Además: Siete años de cárcel por incendio en el Oriental

El jefe de la brigada contra incendios, Pedro Mayorquín, manifiesta que la situación de los hidrantes que están a nivel interno del mercado es casi la misma: “muchos están viejos, ensarrados, se les han robado las piezas, estos hidrantes tienen más de cincuenta años de haberlos instalado y no les han dado mantenimiento”.

Piden rehabilitación 

El último incendio ocurrió el 14 de mayo de este año y arrasó 208 tramos en el sector de abarrotes. Los principales obstáculos que se tuvieron fueron el acceso a la zona y la falta de hidrantes funcionales, revela el jefe de operaciones del Benemérito Cuerpo de Bomberos (BCB), teniente Olmo Noguera. 

A los bomberos les tomó casi cuatro horas controlar el siniestro y fueron decenas los comerciantes que cargaban en sus hombros los baldes de agua para ayudar a apagar las llamas. 

“Ante un incendio, se resuelve con los hidrantes que ya tenemos instalados, lo único que pedimos es que los rehabiliten”, manifiesta Mayorquín, cuya brigada se formó después del incendio de 2008 que afectó a alrededor de 10 manzanas del terreno comercial. 

Además del mal estado de las “boca de incendio”, el teniente Noguera agrega dos agravantes: algunos comerciantes han construido sus tramos dentro de espacios donde están ubicados los hidrantes, y hay quienes se roban las tapas para venderlas debido al cobre. 

Soluciones

El teniente Noguera afirma que después del incendio de mayo pasado, diversos sectores sostuvieron una reunión con autoridades de Enacal. “Nosotros planteamos la necesidad de que se cambiaran 12 hidrantes porque estaban en mal estado y no podían ser repuestos. Enacal dijo que sí y cambiaron los doce hidrantes”, manifiesta Noguera. Mayorquín afirma que desconoce la reparación o instalación de nuevos hidrantes en el último año. Lo que sí reconoce es que se ha negociado acerca de gabinetes, que contienen una manguera bomberil y una bomba para abastecer desde un tanque de agua y  no desde un hidrante.  Sobre los gabinetes, Noguera destaca que estos son prácticos porque “en el caso de que haya un incendio ahorita, los bomberos se van a tardar de 3 a 5 minutos, pero teniendo gabinetes, las mangueras se despliegan en un minuto y medio más o menos”. Sin embargo, estos aún continúan en mesa de negociación.  

Otra opción que encuentra Mayorquín ante la falta de hidrantes es que los mismos comerciantes instalen hidrantes auxiliares, es decir, dispositivos sencillos instalados a los tubos de abastecimiento de agua a los que se puede conectar una manguera de bomberos.  Uno de estos lo construyeron los comerciantes del sector ferretero, aunque la falta de presión es un problema, puesto que está conectado desde el abastecimiento de agua potable. 

“Eso lo podríamos hacer los comerciantes con el permiso de Commema. Tendríamos que buscar un fontanero, aunque cada comerciante tendría que costear su hidrante”, propone el jefe de brigada, quien tiene a su cargo nueve bomberos voluntarios capacitados y quince comerciantes que saben cómo reaccionar ante accidentes.  

Noguera expresa que la anterior es una opción funcional, siempre que la conexión no sea desde la tubería exclusiva de hidrantes, “porque a nosotros (los bomberos) nos restaría presión a la hora que vayamos a alimentar las mangueras”.  Mientras, los comerciantes esperan que los hidrantes del Oriental no queden olvidados hasta la próxima vez que haya un incendio. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus