Secciones
Multimedia

Los cuatro puntos viales más congestionados en el Oriental

Foto por: ARCHIVO / END

El otro punto crítico es la esquina de la tienda de zapatos El Panal, a una cuadra de la iglesia El Calvario.

Propuestas. Se necesita despejar calles, crear parqueos municipales y mayor vigilancia por parte de las autoridades de tránsito.

Únicamente por dos razones es que se puede intentar cruzar por los cuatro puntos calientes del tráfico en el mercado Oriental: porque te es obligatorio pasar en ese punto o porque te equivocaste.

Según conductores de taxi, buses y de vehículos privados, el Gancho de Caminos es el mayor dolor de cabeza de los puntos de congestionamiento, para muchos entrar a este punto es una pérdida de tiempo y se corre el riesgo de terminar con tu vehículo golpeado o rallado, tal como señala Israel Rodríguez, indicando que por ese punto el viaje es más corto, pero el congestionamiento y el difícil cruce te anula esa ventaja.

“A mi esposa, cuando va de compras, le gusta meterse al Oriental por el Gancho de Caminos porque las verduras y frutas son más baratas, pero meterse aquí es complicado”, dijo Rodríguez, explicando que la vía tiene dos carriles, pero los vendedores se han tomado las calles. Por otra parte están los espacios que los tienen guardados con rines de vehículos. 

Para el conductor de buses Marcos Hodgson ese cruce es una ventaja y un problema, en primer lugar porque ahí se sube mucha gente y es bueno para el negocio, pero tanto de ida como de regreso se dan los atascos.

Además: Construyen un espacio ordenado en el mercado Oriental

“Esta calle de este a oeste es de una vía y llega al cruce, donde pasamos completos, porque los tramos se tomaron un carril. Así que con dificultad pasamos, luego seguimos hasta donde está lo que era la calle hacia el cine México, pero ahí se estacionan los taxistas y luego le sigue la parada de buses”, alega Hodgson. Es de recordar que en el Gancho de Caminos confluyen 18 rutas de transporte colectivo, las rutas que van hacia Los Vanegas y San Isidro, además de los buses está la parada de buses interurbanos de Masaya.

El busero señala que viniendo de oeste hacia el este el problema no es tanto pasar por el semáforo, sino que hay una parada de buses interurbanos contiguo a la gasolinera, hay fila de tramos de telefonía que se tomaron la vía y entre todo eso hay que sortear a los peatones que caminan sobre la carretera porque no hay andén peatonal.

“Aquí de vez en cuando hay sus muertos o hay golpeados. Es difícil mover un bus en medio de todo esto con gente, motos y carros cruzando sin previo aviso, así que para esto se debe tener maña para adelantar. Si no nunca vas a pasar”, comenta Hodgson.

En la esquina de la antigua fábrica de cohetes La Caimana se repite la invasión de vía, pero el mayor problema es la intersección sin semáforo, para el acceso de los vehículos que van de sur a norte y de este a oeste.

“Saltando el cruce, entrando a la vía de un solo sentido hacia los tramos de electrodomésticos la situación es con los vehículos de acarreo y los taxis que no respetan el paso”, indica el comerciante Manuel Largaespada señalando que al desembocar en Ciudad Jardín, a una cuadra del Imperio Textil está la parada de buses de la ruta 102 y la 168, y en el cruce los taxistas se estacionan hasta encontrar cliente.

El otro punto crítico es la esquina de la tienda de zapatos El Panal, a una cuadra de la iglesia El Calvario. Este es el límite entre los barrios Los Ángeles y Santo Domingo, donde los comerciantes se tomaron la vía que va de norte a sur hasta salir a la mitad del cruce de caminos, donde confluyen las rutas 159, 266 y 170, quedando la parada de bus en la propia desembocadura del cruce, con taxistas obstruyendo la pasada.

Entradas desordenadas

El ingeniero vial Armando Izabá señaló que está claro que el desorden es generalizado en todo el mercado, haciendo difícil moverse en vehículo incluso por las orillas del enorme centro de compras al aire libre. “Estos cuatro puntos que señalás son propiamente las cuatro grandes puertas del mercado a lo que podríamos agregar El Novillo, aunque entrar y salir por esa vía de sur a norte no es tan difícil. Algo en común del problema es el crecimiento descontrolado del mercado, la falta de despeje de las calles, la falta de parqueos, la ausencia de autoridades que controlen a los taxistas y buseros, así también la reubicación de las paradas de buses”, indicó el Izabá. Destacó que en la última década en dos ocasiones trataron de ordenar pero no se pudo ya que esto “tiene que ver con la falta de conciencia de los comerciantes, de los conductores de taxis y la falta de constancia de las autoridades para mantener el control” dijo Izabá.

“Con el incendio de mayo de este año, anunciaron un plan para despejar siete calles,  pero una semana después se dijo que solo serían dos. Señalizaron las zonas de no parqueo, se reubicó a algunos comerciantes, pero esos pequeños cambios no pasaron a más. No hay campaña de concientización, los vehículos volvieron a parquearse en zonas prohibidas y los comerciantes vuelven a invadir los puntos que comenzaban a despegar”, dijo Izabá.