•   Miami, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los Juegos Olímpicos Río 2016 pasarán a la historia por los méritos deportivos de los atletas, pero en lo que refiere a los medios de pago electrónicos la ganadora es la tecnología "sin contacto", es decir sin necesidad de tarjeta.

El gran evento deportivo que se inaugurará el 5 de agosto en Río de Janeiro, la "cidade maravilhosa" de Brasil, será el primero de la historia en los que se podrá pagar con unos anillos, relojes y pulseras especiales o simplemente con los teléfonos móviles.

La compañía Visa, patrocinadora de los Juegos Olímpicos desde hace 30 años, va a estrenar en la ciudad brasileña su línea de "wearables" (literalmente llevables), un paso adelante en su misión de hacer que los medios de pago sean cada vez más simples y seguros.

En una entrevista con Efe el argentino Adrián Farina, vicepresidente de marketing de Visa para América Latina y el Caribe, afirma que la relación de treinta años de la compañía con los Juegos Olímpicos no es de las de "pegar un logo al lado del otro", sino algo más serio, que "tiene que ver con el ADN" corporativo.

"Es el mas antiguo patrocinio que tenemos, el más longevo y el que más nos enorgullece por lo que implica el olimpismo", dice Farina desde su despacho en la oficina regional de la compañía en Miami (sur de EE.UU.).


Los valores e ideales del olimpismo moderno, iniciado en 1896 en Atenas, son compartidos por Visa, una compañía universal que se basa en la aceptación y favorece la inclusión. "Es una asociación que va mucho con el ADN de la marca", asevera.

Cuando se le pregunta por los agoreros que pronostican problemas en los Juegos Olímpicos brasileños, los primeros que se celebran en Sudamérica, responde sin dudar: "siempre los últimos Juegos son los mejores".

Visa patrocinó en 2014 el Campeonato Mundial de Fútbol celebrado en Brasil y defiende que, pese a las dificultades, también los Juegos Olímpicos brasileños serán un éxito. "Son acontecimientos deportivos de primer nivel que se superan a si mismos en cada convocatoria", dice Farina.

En virtud de un acuerdo firmado por Visa y el Comité Olímpico Internacional (COI) en 1986, que se puso por primera vez en práctica en Seúl 1988, Visa es el medio oficial de pago de los Juegos Olímpicos de Verano e Invierno y de los Paralímpicos.

Desde el punto de vista de los pagos electrónicos, Río 2016 va a ser el reino de los llamados medios "contactless" (sin contacto), que evitan al usuario el tener que llevar consigo la tarjeta de crédito.

Farina explica que en la Villa Olímpica están ya instaladas 4.000 terminales de pago que permiten a los usuarios de tarjetas Visa pagar tanto de la manera tradicional como con estos nuevos medios.


"Solo puedo decir que no lo pasaría muy bien", responde Farina con humor a la pregunta de qué puede ocurrir si un atleta o un turista presenta en la Villa Olímpica una tarjeta de crédito de una marca que no sea Visa.

A lo largo de la entrevista el directivo insiste en que Visa no se toma su patrocinio como algo que simplemente consiste en poner una vez cada cuatro años su logotipo y su marca junto a los cinco anillos de otros tantos colores que representan a los Juegos Olímpicos, sino que participa activamente en ese evento que se produce cada cuatro años.

"Nos asociamos con algo por lo que millones de personas sienten pasión", dice Farina, quien destaca el hecho de que en estos juegos vayan a participar por primera vez atletas que son refugiados y no pueden competir por sus respectivos países por diversas razones.

La empresa apoya esa iniciativa del COI y ha acogido bajo su ala a diez de los atletas refugiados, los cuales a la vez forman parte junto a otros 50 de diversos países del Visa Team (Equipo Visa) de Río 2016, el más nutrido hasta la fecha, con representantes de 26 disciplinas deportivas.

Mediante ese programa, del que han formado parte deportistas de primer nivel como el nadador estadounidense Michael Phelps, el que más medallas olímpicas ha ganado en la historia (22), o el ciclista colombiano Nairo Quintana, la compañía ayuda económicamente y de otras formas a atletas olímpicos.

Entre los 60 atletas del Visa Team de Río 206 -un 62 % más grande que el de Londres 2012- está la ciclista colombiana Mariana Pajón, el voleibolista de playa brasileño Allison Cerruti y el clavadista mexicano Iván García.

Un caso notable en el equipo Visa de este año es el de la deportista musulmana Ibtihaj Muhammad, que representará a EE.UU. en esgrima y escogió ese deporte, porque le permite practicarlo sin faltar a las normas de su religión en cuanto al vestido y el decoro.

La atleta, que competirá tocada con el "hijab" (velo), fue elegida por Visa para presentar el anillo que debutará como medio de pago en estos Juegos Olímpicos.


Su historia, como la de los refugiados que cuentan por primera vez con un equipo olímpico, tienen más eco en eventos de la envergadura de Río 2016.

"Los adoptamos en el Visa Team porque son la máxima expresión de los principios de universalidad, aceptación e inclusión" que Visa comparte con el movimiento olímpico, dice Farina.

"El deporte les dio un lugar (a los refugiados). Ellos valoran la plataforma que les da, porque les permite contar sus historias, unas historias que inspiran y que muestran que no se dejan abatir, que es el espíritu de los Juegos Olímpicos", concluyó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus