•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las condiciones del centro de prensa del Parque Olímpico y los elevados precios del único restaurante del recinto han motivado las primeras quejas de los periodistas en vísperas del inicio de los Juegos Olímpicos Río 2016.

El titular de la Asociación Internacional de Prensa Deportiva, Gianni Merlo, se ha quejado formalmente ante el presidente del Comité Organizador de Río 2016, Carlos Arthur Nuzman, por la situación.

El problema afecta especialmente al área destinada a periodistas de medios escritos, el "Main Press Centre" (MPC), que albergará a más de 5.000 acreditados, porque el edificio de televisión, el International Broadcasting Center (IBC), en el que pueden trabajar más de 10.000 profesionales entre conductores, productores y técnicos, presenta mejores condiciones.

El MPC apenas cuenta con un par de máquinas expendedoras de refrescos y dulces.

"El agua no es suficiente. No hay agua embotellada y los recipientes de café y te están vacíos la mayor parte del tiempo", subraya Merlo en su carta.

"No hay ningún lugar en el MPC para conseguir comida. Ni siquiera una cafetería para sandwiches o bebidas, mientras que el IBC destinado a las televisiones cuenta con dos", continúa.

"No es aceptable. Los periodistas necesitan opciones de comida rápida. ¿Es la prensa escrita diferente de los alojados en el IBC? Por qué están siendo tratados como ciudadanos de segunda?", se pregunta.

"Estas condiciones de trabajo son inaceptables", concluye Merlo, que pide una "rectificación" urgente de los organizadores.

En el área de prensa, próximo a los edificios colindantes que albergan al MPC y el IBC, los periodistas cuentan con un único restaurante que ofrece hamburguesas y buffet a precios muy superiores a la media del mercado y que se colapsa en las horas del almuerzo.

El buffet (comida al kilo como se conoce en Brasil) cuesta 98 reales/kilo, unos 30 dólares, prácticamente el doble que en la calle.

Una botella de agua de 250 mililitros, que se puede adquirir habitualmente por 3 reales (menos de un dólar), cuesta 8 reales, casi el triple, en las máquinas expendedoras y en el restaurante del área de prensa.

Lo mismo ocurre con las chocolatinas, que en los quioscos se pueden encontrar por entre 2,5 y 3 reales y que no bajan de los 8 reales (2,5 dólares) dentro del recinto de prensa.

La única opción para abaratar costes que les queda a los periodistas es salir del área de prensa y caminar hasta alguna cafetería o restaurante próximo, pero muy pocos lo hacen porque las revisiones de seguridad obligan a guardar colas de hasta 40 minutos para volver a acceder.

Los organizadores de Río 2016 no han respondido aún a las quejas de la prensa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus