•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Claro que se quedan hechos, como la victoria en el último instante de LeClos sobre Phelps en los 200 mariposa, la racha de cinco oros del futbol femenino de Estados Unidos, la barrida de China en tenis de mesa, lo fuera de alcance que están los 6 metros de Bubka en garrocha, y el cierre electrizante de Bahamas para robarle el oro a USA en el 4 por 400, terminando con una hegemonía.

DOLOROSO.

La derrota sin atenuantes de Roger Federer –en su última oportunidad de ganar el oro olímpico en tenis- ante el crecido británico Andy Murray, que también fue victimario del serbio Novak Djokovic. En su gran conquista, Murray ofreció un curso de fineza y contundencia, manejando las diagonales como si fuera uno de los mosqueteros.

INCANSABLE.

El somalí Mohamed Farah, compitiendo por Gran Bretaña, ganador de los 5,000 y los 10,000 metros con una autoridad impresionante. No se atrevió en el maratón para ser el nuevo Emil Zatopek.

YA ERA HORA.

La velocista de Estados Unidos, Allyson Felix, por fin ganó el oro en los 200 metros, una asignatura pendiente tanto en Atenas como en Beijing, pese a sus tres títulos mundiales. Allison agregó oros en los relevos 4 por 100 y 4 por 400, exhibiendo un poderío espanta-fantasmas.

ROBO DE SHOW.

El de Usain Bolt, calificado como un sprinter de otro mundo después de la repetición de sus estruendosas victorias en Beijing con registros de 9.63 en los 100 metros, un nuevo récord olímpico; 19.32 en los 200, levemente detrás de su 19.30 cuatro años antes; y la marca mundial de 36.84 en el relevo 4 por 100. Bolt con su largo, ruidoso y formidable tranco, zumbando como si atravesara una tempestad, agregó tres oros históricos no dejando piedra sobre piedra mientras estremecía la incredulidad del planeta. El público, pensando que nunca más vería algo igual, se resistía a frotarse los ojos.

INOLVIDABLE.

El sudafricano Oscar Pistorius, corriendo los 400 metros y el 4 por 400 utilizando sus piernas artificiales de titanio. Uno lo veía y no lo creía. Síntesis de perseverancia, corazón y superación, la imagen de Pistorius permanecerá por siempre en el cofre de los recuerdos.

MAJESTUOSO.

El keniano David Rudisha ganando el oro en los 800 metros con la marca mundial de 1 minuto, 40 segundos y 91 centésimas, pasando en 23.4 segundos los primeros 200 y en 49.28 segundos los 400. Este prójimo está vaticinado como el primer corredor con menos de 100 segundos en la distancia. Pueden ponerle sello.

ASOMBROSO.

Michael Phelps con sus 6 medallas, 4 de oro, para un gran total de 22 en tres participaciones, 18 de ellas doradas en un alarde de grandeza. Dando siempre la impresión de estar proyectándose impulsado por un poderoso motor, Phelps perdió por un suspiro la final de los 200 mariposa ante el sudafricano LeClos. Va a ser difícil, muy difícil, volver a encontrarnos con alguien tan largamente dominante en Juegos Olímpicos. Phelps, de 27 años, fue mi selección como el atleta de los Juegos.

GRACIAS ERICK.

Guatemala, igual que Honduras, El Salvador y Nicaragua, no había podido ganar medalla en Juegos Olímpicos pese a competir desde 1932, pero el caminante Erick Barrondo, consiguió la plata bañado de emoción a esta cola del mundo en lo deportivo que es Centroamérica.

INCREIBLE.

La forma cómo Rusia le arrebató el oro en volibol masculino a Brasil. Perdían los rusos 0-2 con parciales de 19-25 y 20-25 y Brasil tuvo dos oportunidades de rematar la victoria en el tercer set, pero el rival salió del hoyo, se agigantó, y después de salvar ese set 29-27, se impuso 25-22 y 15-9, provocando infartos.

IMPACTO INSTANTÁNEO.

La chinita de 16 años Ye Shiwen con dos oros en natación,  estableciendo récord olímpico en los 200 combinado (2 minutos 07 segundos 57 centésimas) y borrando el registro mundial en 400 combinado (4:28.43), con mejor marca en los últimos 50 metros libres que el propio Ryan Lochte. ¿Qué es lo que come esta chinita? ¡Por Dios!

OJO CON ELLA.

Me refiero a la chavala estadounidense Missy Franklin, quien llegó a Londres en busca de sacar 7 medallas de la pileta, y logró cuatro de oro y una de bronce, con marcas mundiales en los 200 dorso y el relevo 4 por 100. Por favor, no la pierdan de vista. Solo tiene 17 años.

IMPARABLE.

El ciclista inglés Bradley Wiggins, ganando la contra-reloj después de haberse coronado en el Tour de Francia. Gran Bretaña le sacó el jugo al ciclismo olímpico con un dominio llamativo.

TAMAÑO SUSTO.

Ver temblando al Goliat USA en baloncesto masculino, fue tan sorprendente como sensacional. Los “Monstruos” de la NBA entraron al último cuarto ganando por solo un punto después de perder el segundo período ante una España puñal en mano. Fue necesario que Kevin Durant y LeBron James aplicaran “mano dura”, para escapar al temor y terminar imponiéndose 107-100. No fue algo milagroso porque España se apoyó también en jugadores de la NBA como el Rey de los bloqueos, Serge Ibaka, Pau Gasol compañero de Kobe, la presencia de Marc Gasol de los Grizzlies, José Manuel Calderón de los Raptors, y Rudy Fernández. Un partidazo.

MUERTE SUBITA.

La de Brasil ante México en futbol por 2-1. Con un gran equipo encabezado por Neymar, Brasil buscaba su primer oro olímpico, negado a varias generaciones de sus figuras cumbres, pero rebotó contra la enérgica defensa azteca y el rapto de inspiración de Oribe Peralta quien marcó dos goles, remate rasante de derecha y martillazo hacia abajo con su cabeza. En tiempo de reposición, con la angustia y la de- sesperación abrazadas, cabalgando frenéticamente, Hulk anotó por Brasil y Oscar casi empata con un cabezazo que escapó por arriba, zumbando. México, conquistó así su primer oro en fut.

EL GRAN RETORNO.

El dominicano Félix Sánchez volviendo a ganar los 400 con vallas con el mismo tiempo registrado en Atenas 47.63 segundos, después del bajón de voltaje en Beijing, que nos hizo creer, no regresaría a las altas esferas de la competición. En cambio Liu Xiang, el as chino de los 110 vallas, volvió a lesionarse.

LA CAIDA.

Y estrepitosa, la de Yelena Isinbayeba, de Rusia, reina de la garrocha, capaz de saltar más de 5 metros comiéndose un sándwich, reducida al bronce con 4.70 metros, superada por la estadounidense Jennifer Suhr y la cubana Yarisley Silva, ambas con 4.75 metros.

SUBLIME.

Ver la mezcla fantasiosa de danza y acrobacia realizada por la morenita estadounidense Gabrielle Douglas, ganadora de dos oros en Gimnasia, incluyendo el todo-evento. ¡Qué cerca del cielo nos sentimos mientras la veíamos en pantalla!.

FATAL.

La eliminación de España en futbol. El candidato al oro fue derretido quedando sin goles y sin victorias en tres juegos, pese a que logró reunir una serie de figuras que brillan en el futbol europeo, y tres mayores de gran nivel. Un pequeño Titanic, hundido.

LO MAS EMOTIVO

Escuchar al Beattle Paul McCartey cantar Hey Jude, con el mundo como coro en la ceremonia inaugural, haciendo un llamado a hacer las cosas mejor. Ahí estábamos todos, flotando sobre la magia de la música, sintiéndonos en otro planeta.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus