•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La judoca Rafaela Silva, criada en una favela, conquistó ayer el primer oro para Brasil en los Juegos Olímpicos de Río-2016, al imponerse en la final de los 57 kg a la mongola Sumiya Dorjsuren.

“Dedico esta medalla a todo el pueblo brasileño”, dijo la judoca de 24 años, que con la medalla ya en el cuello estalló en llanto mientras el himno brasileño sonaba para ella en el podio.

Aupada por el estruendoso público brasileño, Silva, de 24 años, se impuso en la final de su categoría a la mongola Sumiya Dorjsuren, número uno mundial, por waza-ari.

Silva, originaria de una favela carioca, se convirtió en 2013, también en su ciudad natal, en la primera mujer brasileña en ganar un título mundial de judo. Esta primera medalla de oro brasileña tiene mucho de cuento de hadas.

“Ver a alguien como yo, que salió de Cidade de Deus, que comenzó el judo con cinco años como un juego, ser campeona mundial y olímpica es algo inexplicable”, declaró la joven. “Si esos niños tienen un sueño, tienen que creer que se puede hacer realidad”.

El título olímpico también le permite borrar el sabor amargo que le habían dejado los Juegos de Londres hace cuatro años, donde fue descalificada en los octavos de final por un golpe ilegal, y que estuvo a punto de hacerle tirar la toalla.

Por aquel entonces también fue víctima de comentarios racistas en las redes sociales, donde algunos llegaron a decir que tenía que “volver a su jaula”.

“Tras mi derrota en Londres, pensé que iba a abandonar el judo”, dijo. Pero el golpe le hizo reaccionar. “Empecé a trabajar con una psicóloga, que no me dejó. Mi entrenador me incentivaba cada día (...) Me entrené al máximo y este es el resultado”.

Un año después de Londres, con la tenacidad y la mentalidad de acero que la caracterizan, logró el título mundial.

Te interesa: Argentina produce oro para Latinoamérica

Inspirada

Silva, campeona del mundo junior en 2008, también había ganado una medalla de plata en el Mundial de 2011 en París.

Para subir al primer escalón del podio olímpico, contó ayer con la ayuda del público que llenaba la Arena Carioca 2.

“La torcida me ayudó bastante, el tatami incluso temblaba, por eso pensé que no podía decepcionar a todas esas personas que vinieron a verme”, dijo.

Para alegría de Rafaela Silva, la favorita japonesa Kaori Matsumoto, campeona olímpica en 2012 y del mundo en 2015, fue eliminada en semifinales por la que fue su rival en la final. Matsumoto tuvo que contentarse con el bronce. El otro fue para la portuguesa Telma Monteiro.

El oro de Silva es la segunda medalla para Brasil en sus Juegos, después de la plata lograda el sábado por Felipe Almeida Wu, en la prueba de tiro con pistola de aire comprimido a 10 metros.

El equipo auriverde quiere lograr en Río su mejor resultado olímpico de la historia, cuatro años después de haber cosechado 17 medallas en Londres, con tres oros, menos que los cinco de Atenas-2004.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus