•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Brasil disputará el jueves el partido más importante desde la humillación por el 7-1 cuando se juegue la vida y el orgullo ante Dinamarca, en la tercera y última fecha de la primera fase del fútbol masculino de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro-2016.

Obligada a ganar para evitar depender del resultado entre Sudáfrica e Irak, la selección del astro Neymar no ha ganado en el torneo acumulando dos empates sin goles, resultados que para la torcida significan derrotas y despertaron los fantasmas del Mundial-2014.

El crack del Barcelona es el blanco principal de las críticas por su fallido papel para conducir a la verdeamarela, inexpresivo y vacilante como el fútbol que practica el equipo del técnico Rogério Micale, que se declaró "Neymar-dependiente".

"Es difícil de explicar, no se por qué, pero lo estamos intentando", dijo Gabriel Jesús, la nueva joya del City de Guardiola, otro de los jugadores cuestionados por su baja productividad y por desperdiciar varias situaciones de gol en ambos compromisos.

"No podemos olvidar que del otro lado hay un rival. Tenemos una gran batalla el miércoles y tenemos que ganar de cualquier forma, así sea con un gol con la barriga o con el trasero", agregó el delantero de 19 años.

Lea: Holanda envía de vuelta a casa a gimnasta por salir y beber alcohol de noche

Brasil busca con ansiedad la medalla de oro olímpica, el único título que le falta en su rico palmarés, pero el camino elegido para aspirar a la final del 20 en el mítico Maracaná parece ser el equivocado, porque ha provocado entre la torcida rabia y decepción.

"No es momento para desesperarse. Dependemos de nosotros, tenemos que poner la cabeza en su lugar sabiendo que será el partido de nuestra vida", aseguro el golero Weverton.

La seleçao chocará con los daneses en Salvador (noreste), en el mundialista Arena Fonte Nova, donde espera congraciarse con la torcida, que en Brasilia los abucheó con los gritos de "¡Martaaa... Martaaa... Martaaa!".

Las otras finales

Argentina y Honduras, igualados con 3 puntos en el Grupo D pero con mejor saldo de goles para la 'Bicolor', irán a la guerra por el segundo pase a los cuartos de final, adonde ya se encuentra Portugal, verdugo de ambos seleccionados al imponerse por 2-0 y 2-1.

"Para nosotros Honduras es una final, y más allá que el rival es inferior en los papeles, creo que no es inferior a la hora del juego", advirtió el delantero Jonathan Calleri, autor del gol de la victoria albiceleste 2-1 ante los argelinos.

"Honduras juega mejor que nosotros, están bien preparados y sus delanteros son rápidos", remarcó el '9', máximo goleador de la reciente Copa Libertadores de América.

México, a su vez, chocará con Corea del Sur, el sorpresivo líder del Grupo C a fuerza de generosos resultados, y aunque ambos suman 4 unidades, los aztecas llegan al encuentro con la lección aprendida ante Fiyi, por lo que se espera un 'Tri' sin permitir treguas.

Los aztecas llegan con las bajas por lesión de Rodolfo Pizarro, fractura de peroné, y Oribe Peralta, fractura de tabique, en el juego con Fiyi, porque lo que fueron citados de urgencia el lateral Raúl López (Pachuca) y el delantero Carlos Fierro (Querétaro).

"Es complicado saber cuánto pesarán (las ausencias). Vamos a procurar que nuestro equipo funcione, que anote y vamos seguir compitiendo. Seguimos con la misma idea de un campeonato y una medalla", consideró el técnico mexicano Raúl Gutiérrez.

Colombia tendrá que 'bailar con la más fea': Nigeria, el clasificado líder del Grupo B, considerado a priori "el de la muerte". Los cafeteros, lejos del fútbol que mostraron en el Mundial-2014, sumaron empates de 2-2 con Suecia y Japón, complicándose en la tabla.

"Debemos ajustar detalles que son importantes en un equipo, tenemos la expectativa de crecer, mirar los errores y corregirlos, porque tenemos condiciones para conseguir el objetivo", dijo 'Teo' Gutiérrez, autor de dos goles ante Suecia y Japón.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus