•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La cobertura de los Juegos de Rio genera controversia en Estados Unidos, donde muchos telespectadores se quejan de que la cadena NBC emite competiciones clave en diferido, en horario de máxima audiencia, y muestran además su descontento por el exceso de publicidad.

Los problemas comenzaron ya con la ceremonia de inauguración el viernes pasado. Fue emitida en diferido e interrumpida por la difusión de reportajes y entrevistas grabados con anterioridad.

En Twitter no tardó en aparecer la etiqueta #nbcfail, aludiendo a lo que muchos consideran una retransmisión fallida de la gran cadena de televisión estadounidense.

"Me encantan los Juegos Olímpicos, pero no puedo ver la NBC. Quiero deporte, no piezas de relleno y anuncios interminables", se quejaba un usuario de Twitter.

Para Tobe Berkovitz, profesor de Publicidad en la Universidad de Boston, "demasiada publicidad, demasiada verborrea y demasiados segmentos pregrabados" pueden quitar las ganas a muchos telespectadores.

Televisión estandarizada 

Los aficionados tienen ahora un largo abanico de posibilidades para seguir las pruebas, que pueden incluso ver en 'streaming' por internet, por ejemplo. Debido a ello, son más exigentes.

"El estadounidense medio quiere ser su propio programador, quiere decidir lo que ve y cuándo lo ve", insistió el profesor.

La empresa matriz de la NBC, NBCUniversal, forma parte del conglomerado de medios Comcast, que desembolsó 1.200 millones de dólares para retransmitir los Juegos de Rio de Janeiro, pero en la era de las redes sociales el grupo tiene problemas para controlarlo todo.

Michael Socolow, profesor de Comunicaciones y autor de un libro sobre los Juegos de Berlín-1936, considera que la NBC hace un flaco favor a los telespectadores retrasando la difusión de algunas grandes pruebas.

"El deber de un canal de televisión es meter al telespectador en la piscina, en las barcas del remo o en la pista de atletismo en tiempo real. Viéndolo en directo, nos convertimos en participantes, más que en público", escribió en un editorial en el Boston Globe.

"Las retransmisiones olímpicas están ahora llenas de pequeñas historias emotivas, de resistencias heroicas y luchas contra la adversidad. En este sentido, los Juegos Olímpicos han evolucionado y se han convertido simplemente en otro producto estandarizado de televisión", destaca.

Raro y muy decepcionante

Otro punto de descontento es que la NBC se puso de acuerdo directamente con los organizadores de Rio-2016 para asegurarse de que las pruebas cruciales, como la que permitió al nadador Michael Phelps ganar su primer oro carioca el domingo, se emitan en horario de máxima audiencia en Estados Unidos.

En ese caso son en directo, pero retransmitidas muy tarde en la Costa Este, lo que enfada a los telespectadores.

"Finalmente, hacia las 23h00, la NBC tuvo a bien mostrarnos la principal prueba", lamentaba M. G. Siegler, de Google Ventures. "Antes de esto, tuve que permanecer sentado durante cuatro horas y tragarme una serie de anuncios alienantes".

Kerri Walsh Jennings, defensora del título estadounidense de vóley playa, y su nueva compañera, April Ross, han disputado dos partidos en la medianoche (hora de Rio) y tendrán un tercero a esa hora para llegar al 'prime time' en Estados Unidos, donde es una hora menos en la Costa Este.

Los amantes de este deporte se alegraban en Twitter, pero eso retrasó la final de gimnasia masculina, retransmitida después en diferido.

"Qué curioso... Después de emitir un simple partido de partido de clasificación de vóley playa quedó un poco de tiempo para la gimnasia masculina", tuiteó una televidente indignada, Sheri Minkoff.

"Si tenemos suerte, los Juegos de Rio van por fin a probar a los dirigentes de la NBC que su vieja estrategia ya no vale", afirmó Selly Jenkins, editorialista del Washington Post.

Un portavoz de NBCUniversal afirmó por correo electrónico que desde 2012 "todas las competiciones se retransmiten en directo en streaming, sin excepción".

Pero estas retransmisiones por internet están a veces lejos de los estándares de la televisión: "Para la espada femenina, la retransmisión de streaming consistía en un único plano largo de dos personas con máscaras, gesticulando y gritando", cuenta Edmund Lee, redactor jefe de la web Re/Code. "Parece la grabación de una cámara de seguridad. Era raro y muy decepcionante", apuntó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus