•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres veces el nombre de Michael Phelps fue llamado para subir a lo más alto del podio en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: su tripleta forma parte de las 18 medallas que ha ganado Estados Unidos en natación, de nuevo el líder indiscutible.

El veterano de 31 años llegó a las 21 doradas en su carrera, un número que podría aumentar en los 200 m combinados, que ganó en Londres y disputó ayer la semifinal.

El martes había dejado el tanque de la gasolina en la final de los 200 m mariposa, la prueba más importante para él en Río-2016, y en los relevos 4x200 m, con victoria en ambos.

“He puesto a mi cuerpo a cosas como estas en los últimos años y tengo esperanza de que pueda hacerlo una vez más”, dijo Phelps en la zona mixta.

Y lo demostró unas 14 horas después, con reserva aún de gas, para hacerse con el tercer mejor tiempo (1:58.41) en las eliminatorias, 1.03 segundos atrás de Ryan Lochte, plata hace cuatro años y actual campeón mundial.

Estados Unidos tiene 18 medallas en esta edición de la natación olímpica, lejos, muy lejos, de las cuatro que suma Hungría (3 0 - 1 B), Australia (2 O - 2 B), Reino Unido (1 O - 1 P) y China (1 O - 2 P - 1 B).

Katie Ledecky, Lilly King y Ryan Murphy también subieron también a lo más alto del podio en pruebas individuales.

Destino

Phelps es el amo y señor de esta prueba desde Atenas-2004. Lochte, que se quita presión asegurando que no es favorito, siempre lo acompañó en los escalones inferiores del podio.

Esta es la única prueba individual que Lochte disputa en Río --fue oro en los relevos 4x200 m libres--, al igual que Thiago Pereira, cuyo destino quiso que naciera en la misma generación de estos grandes.

El brasileño se ha quedado desde 2004 con las ganas de colgarse una medalla en esta prueba, que es su favorita y la única que disputa en Río.

“A veces la gente me pregunta: ‘¿crees que fue mala suerte haber nacido en la generación Phelps, de esos tres?’ Mucho de lo que evolucioné fue por ellos, esto ayuda, uno no quiere perder y acaba esforzándose más”, expresó el brasileño recientemente en una entrevista con la TV Globo.

Pereira, de 30 años y plata en los 400 m combinados en 2012, avanzó 1:58.63, el quinto mejor tiempo. Por delante de él, su compatriota Henrique Rodrigues (1:58.56).

El alemán Philip Heintz entró segundo a la semi, mientras que el japonés Kosuke Hagino buscará convertirse en el primer asiático en ganar medalla en esta distancia.

Está entre los favoritos después de ganar el oro en los 400 m combinados el domingo. El último en ganar ambos títulos fue Phelps en 2004 y 2008.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus