•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • AFP

No hay otra opción, hace falta una medida radical. Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro anunciaron este sábado que la verdosa piscina donde se disputará la competición de nado sincronizado será drenada y reemplazada.

El gerente de instalaciones de los Juegos, Gustavo Nascimento, admitió que los intentos para devolver su color azul original al agua de la piscina de 50 metros del centro acuático Maria Lenk, fracasaron.

"Hemos estado intentándolo durante cuatro días. Obviamente no va tan rápido como queríamos (...), así que vamos a cambiar el agua", indicó Nascimento en una rueda de prensa organizada a las carreras.

"Vamos a drenar el agua de la piscina de competición y vamos a bombear agua de la piscina de calentamiento", precisó.

El agua resultó afectada después de que la adyacente piscina de clavados se tornó verde debido a una reacción química causada por peróxido de hidrógeno que neutralizó el cloro, explicó Nascimento.

El sábado, la piscina principal presentaba un color verde claro, mientras la de clavados permanecía como una laguna turbia. El agua de ésta última no será sin embargo reemplazada y el tratamiento para volverla azul continuará.

El inicio de la competencia de nado sincronizado el domingo obliga a tomar medidas drásticas, señaló Nascimento.

"El nado sincronizado requiere agua transparente para los jueces y agua transparente para que las nadadoras se puedan ver, así que vamos a cambiar el agua", explicó.

"Esto se hará durante la noche. El agua del calentamiento está en perfectas condiciones (...). Esperamos que el problema esté solucionado mañana a las siete de la mañana", añadió.

Se necesitarán unas 10 horas para reemplazar unos 3,73 millones de litros de agua.

La polémica con el agua estalló martes cuando la piscina tomó ese color verdoso.

Sin embargo, la organización siempre insistió en que no había riesgos para la salud de los atletas.

Los clavadistas dijeron que el color no afectaba su desempeño, y sólo el alemán Stephen Feck se quejó de que la instalación olía a pedo.

Los jugadores de polo acuático que usaron en la fase de grupos la piscina de 50 metros se quejaron no obstante que el cloro les irritaba los ojos.

Hay dos piscinas de calentamiento en el Maria Lenk, pero como el waterpolo pasará ahora al Centro Acuático principal, donde este sábado termina la natación, una de ellas puede ser drenada.

"Hemos tomado esta medida radical porque no queremos interferir en el calendario de la competencia", explicó el director de Comunicaciones de Rio-2016, Mario Andrada. "No fue una decisión fácil pero se tomó conjuntamente con FINA (Federación Internacional de Natación)", añadió.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus