•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El gran fenómeno de la gimnasia mundial, la estadounidense Simone Biles, venció con facilidad la prueba de salto y conquistó así el tercer oro en su carrera y está por marcharse de Río con el récord de haber conseguido por primera vez cinco títulos en unos mismos Juegos.

La plata fue para la rusa María Paseka, tercera en Londres y vigente campeona mundial, mientras que el bronce se lo llevó la suiza Giulia Steingruber.

Tras sus exhibiciones en las finales por equipos e individual, Biles comenzó ayer su recorrido por las definiciones de aparatos, donde competirá hoy por el oro en viga de equilibrio y mañana cerrará su participación en sus primeros Juegos, y quizás su récord, con la de suelo.

La gimnasta con más títulos mundiales (10) y una de las grandes sensaciones de Río-2016, donde todo el mundo habla de esa diminuta estadounidense de 1.45 de estatura y una potencia de otra galaxia, fue la última de las ocho finalistas en competir y una vez más lo revolucionó todo.

En sus dos intentos, de donde se saca luego la media para la nota final, hizo los mejores saltos de los 14 que se habían realizado hasta el momento.

Con el primero rompió la clasificación con una excelente nota de 15,900, pero en el segundo dio todavía un paso más y rozó la excelencia al superar la complicada barrera de los 16 puntos (sumó 16,033) para una calificación global de 15,966.

Pese a no haber sido campeona mundial en este aparato. Biles se mostró muy cómoda en el potro desde que llegó a Río, donde nadie saltó mejor que ella. Ni siquiera pudo superarla la especialista rusa Paseka, dueña del último título mundial, y tuvo que conformarse con la plata, a siete largas décimas de la reina.

A un paso de las medallas se quedó la sorprendente Dipa Karmakar, la primera gimnasta india en competir en unos Juegos, que realizó un salto de extrema dificultad.

El momento más emotivo de la competición llegó, sin embargo, cuando la Arena Olímpica homenajeó con una cariñosa ovación a la veterana atleta, uzbeka Oksana Chusovitina, que a sus 41 años, se dio el lujo de despedirse de sus séptimos Juegos desde una final.

Convertida en Río en la gimnasta más mayor en competir en unos Juegos, la ganadora de un oro y una plata olímpica, concluyó su participación, y quién sabe si su extensa carrera, con la séptima plaza de la ronda definitiva.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus