•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Usain Bolt, tras ganar el domingo la prueba reina del atletismo, los 100 metros, afronta a partir del martes su especialidad favorita, los 200, con el relevo 4x100 en el horizonte. Su apuesta: lograr e tercer triplete olímpico consecutivo en Rio-2016. Su objetivo confeso: hacerse "inmortal".

Cuando logró su segundo triplete consecutivo en Londres-2012, el propio Bolt, que cumple 30 años el 21 de agosto, se autoproclamó una leyenda del atletismo. En Rio de Janeiro, ya ha realizado un tercio del trabajo, ahora le restan dos medallas de oro para realizar su enésima hazaña.

"Alguien dijo el año pasado que si lograba un nuevo triplete en Rio-2016, me convertiría en inmortal. Dos medallas más y ya está, seré inmortal", afirmó tras ganar la prueba de 100 metros.

A la final de 100 metros, la que representaba el mayor peligro, llegaba sin haber prácticamente corrido y con un "discreto" registro de 9.88, debido a una lesión muscular en julio. En semifinales marcó 9.86 y en la final 9.81, a una centésima de la plusmarca del año del estadounidense Justin Gatlin (9.80).

"Fue algo brillante. No fui tan rápido como hubiera querido pero estoy satisfecho de la victoria. Anuncié que lo conseguiría. Sabía que sería duro, pero la semifinal me dio mucha confianza y en la final, a partir de los 50 metros, me dije que alcanzaría a Gatlin y ganaría", señaló.

"Que hubiera menos de dos horas entre las semifinales y la final me afectó un poco. Normalmente tenemos más de dos horas. Aquí fue apenas una hora y media. Fue poco. Estaba muerto en la final. No fue lo mejor para mí, no me gustó. No tuve mucho tiempo para recuperarme, estoy envejeciendo. Habría podido ir más rápido con más tiempo de recuperación", indicó.

Pese a tratarse de su prueba favorita, Bolt llega a Rio-2016 habiendo corrido solo una vez los 200 metros, el 22 de julio en Londres (19.89), el quinto mejor tiempo de la temporada, tras haber pasado tres semanas de baja por su lesión muscular.

Confianza en sí mismo

Delante de Bolt, este año, en cuanto a marcas, tres estadounidenses: LaShawn Merritt (19.74), Justin Gatlin (19.75) y Ameer Webb (19.85), además de Miguel Francis (19.88), de Antigua y Barbuda.

Pero el jamaicano tiene el récord del mundo de 200 metros (19.19) desde el Mundial de atletismo de Berlín-2009 y en esta distancia se ha impuesto de forma consecutiva en los Juegos de Pekín-2008 y Londres-2012, y en cuatro Mundiales.

Pese a haber tenido una lesión muscular, durante las selecciones jamaicanas, que le tuvo tres semanas lesionado, Bolt afirma que nunca dudó de que brillaría en Rio.

"En mi mente nunca estuvo mi ausencia en Rio o una mala actuación. De hecho he llegado más confiado que al Mundial de Pekín del año pasado, ya que lo poco que había hecho este año era mejor que en 2015. Tenía que ser positivo. Veremos qué pasa ahora en las dos pruebas que me faltan", explicó.

Bolt cautiva al público con su sonrisa y su show antes de cada salida y los aficionados del estadio brasileño se entregaron al jamaicano en la final de 100 metros.

"Es el público el que me da energía. Los espectadores deben comprender que forma parte de la competición. Hay que hacerles participar. Intento siempre vivir el presente. Pienso en Brasil, en lo que vivo aquí. Desde mi llegada todo ha sido extraordinario hasta ahora", dice.

El martes, en la primera ronda de 200 metros, Bolt recibirá probablemente una ovación, mientras que Gatlin podría ser abucheado de nuevo por su pasado relacionado con el dopaje.

Después llegaría la semifinal el miércoles y la final el jueves, para continuar el trabajo hacia su inmortalidad, antes del relevo 4x100 metros, cuya final está programada para el viernes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus