•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dicen que a principios del primer milenio Hua Mulan se vistió de hombre para ocupar el lugar de su padre en el ejército chino. Tras cumplir su servicio, el Emperador le ofreció los más altos honores. Disney llevó incluso su historia a la gran pantalla. Y estos días es habitual verla en el Velódromo de Rio de Janeiro.

La leyenda cuenta que decidió abandonar el ejército y pidió un burro para volver a casa. Sus compañeros, al verla como una mujer, quedaron impactados. La Balada de Mulan acaba con la imagen de una liebre siendo perseguida por conejos, corriendo juntos, sin ser nadie capaz de distinguirlos. ¿Adónde irían? Al Velódromo de Rio.

Las chinas Gong Jinjie y Zhong Tianshi, campeonas del mundo de la velocidad por equipos en Yvelines, en 2015, aparecieron el viernes con dos cascos rojos y brillantes que dieron la vuelta al mundo.

"Está increíble el casco de ciclismo del equipo de China", comentó en Twitter @DiegoChain.

"Quiero el casco de la ciclista china. No te pido la medalla, sólo el casco", escribió por su parte @ValeDotro.

Gong Jinjie se decantó por llevar sobre su cabeza a la heroína Mu Guiying, de la Dinastía Song del Norte, quien a partir del siglo X lo arriesgó todo para defender al Reino. A partir de ese momento, Mu Guiying y su familia quedaron registrados en una colección de historias conocida como "Los Generales del Clan Yang" (Yang Jia Jiang), convirtiéndose en sinónimo de lealtad y valentía.

Zhong Tianshi optó por Mulán. ¿Mu Guiying y Hua Mulan, juntas? Histórica y cronológicamente es imposible pero el Velódromo de Rio pudo disfrutar de ellas juntas, ganando batallas, como hace cientos de años.

Dos heroínas y un general

"Han elegido esos dibujos porque forman parte de la cultura clásica china, antigua. Son las dos mujeres más representativas de la cultura china y ellas quieren mostrárselas al mundo", comentó a la AFP el técnico nacional Wu Weipei, quien participó en la contrarreloj por equipos de los Juegos de Seúl-1988.

Nada podía salir mal. La pareja china no tuvo piedad de sus rivales y en la ronda de clasificación batió su propio récord olímpico.

Justo después, en la primera fase, pulverizó el récord mundial con una marca estratosférica de 31.928 segundos. En la final, como no podía ser de otra manera, las chinas se colgaron el oro de la velocidad por equipos.

Tianshi y Gong se vistieron de sus heroínas, a las que portaban en sus cabezas y sus corazones para, como ellas, cabalgar hacia la victoria final.

Eternamente representadas por la ópera de Pekín, Mu Guiying y Hua Mulan no desembarcaron solas en Brasil.

Y es que el velocista Xu Chao lució al general Zhang Fei, un icónico militar de la era de los Tres Reinos.

Zhang Fei, quien murió asesinado por sus propios hombres a principios del siglo III, no pudo traerle suerte a Chao, que finalizó sexto el sprint individual.

Pero daba igual. China ya había conquistado Rio de Janeiro. El sonido constante de las cañas de bambú y los pájaros, acompañados de un jinghu y un gong, había embriagado el Velódromo, dejando una de las postales de los Juegos de Rio-2016.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus