•   Desde Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un restaurado Estadio de Maracaná, reducido en su asistencia porque aquellos 200 mil solo fueron vistos en 1950, con más de 65 mil rugientes aficionados en las tribunas, el futbol brasileño ha vivido otro drama, ahora con el equipo femenino depositario de tantas expectativas. Sin poder marcar pese al dominio ejercido sobre Suecia y las posibilidades fabricadas, Brasil fue vencido en la definición por penales 4-3 y ha quedado eliminado en semifinales, en medio de una espesa pesadumbre. Un silencio casi macabro cobijó a Río, mientras el equipo de Neymar estiraba sus músculos para enfrentar a Honduras hoy.

UN FUTBOL COBARDESuecia eliminó a Brasil.

Ayer, Brasil se acostó llorando por sus guerreras. Ahora no falló Marta, pero lo hicieron Christiane y Andressa, quienes fracasaron en el intento de ser tragadas por la tierra mientras los lamentos por el revés, rebotaban en las paredes del gran estadio. La arquera sueca, Hedvig Dahlvist, se convirtió en figura con sus dos atajadas y el sereno accionar detrás de una defensa que estuvo resistiendo embestidas como frente a Estados Unidos, equipo al que también borró del mapa de estos juegos por la vía de los penales. Fue ese día que la estadounidense Hope Solo, dijo que Suecia ganó jugando un futbol cobarde, provocando fuertes discusiones. Ese mismo estilo, utilizó nuevamente Suecia para transformar el 5-1 adverso en la fase de grupos, en este 0-0 que los llevó a los penales.

No hay relación con lo ocurrido en 1950. Brasil estaba arañado lo que hubiera sido su primer título mundial. Se adelantó 1-0 en un partido que solo necesitaba empatar, y perdió 2-1 con Uruguay. Ni siquiera el 7-1 que le clavó Alemania en el 2014 en casa, aunque dolorosamente inolvidable, se compara con aquella tragedia de corte griego trasladada al futbol.

LA FINAL CONTRA ALEMANIA

De regreso al Maracaná, por lo visto un cementerio de grandes opciones locales, completamente silenciado al caer el telón, el equipo sueco, goleado 5-1 por Brasil en la fase de grupos, decidió hacer un planteo de resistencia heroica, poblando el área, recurriendo al anticipo y bloqueando, sin preocuparse mucho por proyectarse después de las recuperaciones. Igual que en 1950, se daba por un hecho el triunfo brasileño pese a las dificultades atravesadas frente al equipo de Australia en cuartos de final, sin embargo, la falta de precisión en la definición, afectó severamente a las locales, que todavía en el último instante del tiempo extra, dispusieron de una oportunidad dorada, malograda.

El rival de Suecia será Alemania, que ajustó cuentas con el sorprendente equipo de Canadá. En la fase de grupos, las muchachas alemanas cayeron 2-1 ante Canadá, pero ahora se impusieron 2-0 y disputarán la medalla de oro. Como ocurrió en masculino en 1954, el equipo grande cayó goleado 8-3 frente a Hungría en la fase de grupos, pero en la final se impuso coronándose. En esta ocasión se trató del boleto a la final.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus