•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

Renaud Lavillenie, atleta francés que ha ganado la medalla de plata en salto de pértiga, fue silbado este martes en la entrega de premios celebrada en el estadio olímpico por el público brasileño y no pudo esconder alguna lágrima, en una acción, la de pitar, que ya se ha repetido en diferentes ocasiones a lo largo de los JJOO.

Lavillenie tuvo en el podio el apoyo del medallista de oro, el brasileño Thiago Braz da Silva, quien ofreció al público un gesto de extrañeza invitándoles a que se detuvieran esos ataques a su compañero. Braz da Silva, incluso, aplaudió públicamente a Lavillenie.

El atleta francés había criticado ayer al público de Río y había comparado los silbidos con el ambiente duro que se vivió en el año 1936 contra Jesse Owens en los Juegos de Berlín. Lavillenie, posteriormente pidió perdón a través de su cuenta de twitter por ese comentario. 

El martes, Lavillenie fue abucheado en el momento de recibir su medalla de plata en el estadio olímpico.

El francés no pudo evitar unas lágrimas en el podio, con la plata al cuello. En espera de recibir su medalla de oro, Braz hizo señales al público para que aplaudiera al francés, mostrando su incomprensión. Pero los abucheos continuaron.

Una vez recibida su medalla, el plusmarquista mundial (6,16 metros) se refugió en una pequeña sala bajo la tribuna principal, llorando, consolado por Sebastian Coe, el presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF).

Braz, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Thomas Bach y Bubka también vinieron a darle ánimos.

El francés fue blanco de la ira del público brasileño después de que criticara la actitud de los aficionados durante la competición.

"Creo que la última vez que se vio esto fue cuando Jesse Owens corrió en 1936 (...). Joroba tener un público de mierda así en los Juegos Olímpicos", dijo el francés después de la final en los micrófonos de Canal Plus.

En la rueda de prensa posterior, se excusó sin embargo por estas palabras, que no volvió a pronunciar.

"He cometido un gran error. Estaba sin duda demasiado enfadado. Seguro que no se pueden comparar ambos públicos", dijo, tratando de que las cosas se tranquilizaran.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus