•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La historia que protagonizaron el martes por la noche la neozelandesa Nikki Hamblin y la estadounidense Abbey D'Agostino, un ejemplo claro de lo que representa el espíritu olímpico, da mucho de que hablar.

En una de las series de clasificación de los 5.000m en el estadio olímpico, las dos atletas cayeron al suelo. Lejos de desesperarse porque se les marchase la posibilidad de luchar por una medalla olímpica, las dos atletas se ayudaron a levantarse y se animaron mutuamente para finalizar la carrera.

"Me caí y me pregunté: '¿Qué ha pasado? ¿Por qué estoy tirada en la pista? Inmediatamente noté una mano que se posaba sobre mi hombro. '¡De pie, de pie! Tenemos que acabar la carrera", explicó Hamblin a la web del Comité Olímpico Internacional (COI), que abre el sitio con esta historia.

"Sí, sí, tienes razón. Son los Juegos Olímpicos y tenemos que ir hasta el final", se dijo la neozelandesa.

Hamblin añadió que nunca olvidará el gesto de su rival: "Le estoy muy agradecida a Abbey por haber hecho esto por mí. ¡Esta chica encarna el espíritu olímpico! Nunca me había cruzado con ella antes, ¿no es maravilloso? Es una mujer fantástica".

Segundos después de retomar la prueba, D'Agostino volvió a tirarse al suelo, dolorida de un tobillo por la caída. Y Hamblin la esperó expresamente para poder acabar juntas la prueba.

"Si puedo devolverle aunque sea un uno por ciento de lo que me ha dado cuando me ha ayudado a volver a la pista, será perfecto", se dijo Hamblin cuando vio a su rival otra vez en el suelo y le ayudó a continuar.

"No encuentro las palabras para explicar hasta qué punto fue extraordinario que pudiese acabar. Me di la vuelta en la línea de meta y cuando la vi acabar la carrera, me dije '¡Guau!'", recuerda Hamblin.

Cuando acabaron la prueba, a dos minutos de la ganadora, las dos atletas se fundieron en un emotivo abrazo y poco después la estadounidense tuvo que abandonar la pista en una silla de ruedas.

Los jueces premiaron este gesto con la calificación de ambas para la final, aunque la federación norteamericana (USATF) informó este miércoles que D'Agostino no podrá participar al sufrir una lesión en los ligamentos y el menisco de la rodilla que pone fin a su temporada.

Al menos le quedará el consuelo de la experiencia vivida: "Nunca olvidaré este momento. Cuando alguien me pregunte dentro de 20 años qué pasó en Rio-2016, explicaré esta historia", concluyó Hamblin.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus