•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El irlandés Patrick Hickey, miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) detenido ayer en Río de Janeiro tras ser acusado de reventa ilegal de entradas para las Olimpiadas, dimitió “temporalmente” de todos sus cargos en el movimiento olímpico.

Hickey, de 71 años, renunció a “la presidencia del Comité Olímpico Irlandés, a su función de miembro del COI, a la presidencia de los Comités Olímpicos Europeos y a la vicepresidencia de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales”, anunció el comité irlandés en un comunicado.

“Contrariamente a algunas informaciones, Hickey cumplió con todas las condiciones de la orden de detención. Hickey se puso mal cuando se le entregó esta orden y fue trasladado al hospital como medida de precaución”, precisó. Acusado de estar implicado en una red de reventa ilegal de entradas para los Juegos de Río-2016, Patrick Hickey, uno de los dirigentes de mayor rango del Comité Olímpico Internacional, fue detenido en su hotel de Barra, no muy lejos del Parque Olímpico. Otro irlandés, Kevin James Mallon, jefe de la empresa de hospitalidad THG Sports, una compañía que tenía autorización para revender entradas de los Juegos de Londres-2012 y Sochi-2014, ya había sido arrestado el 5 de agosto bajo la misma acusación de reventa ilegal.

La justicia brasileña también ha emitido órdenes de arresto contra el presidente del club de futbol inglés Ipswich Town, Marcus Evans, y David Patrick Gilmore (irlandés), Maarten van Os (Holanda) y Martin Studd (inglés).

Mucho dinero

En total, las autoridades se incautaron de 781 entradas que eran comercializadas a un precio mucho más elevado que su valor real. Las de la ceremonia inaugural se vendían por 8,000 dólares, cuando el precio oficial más alto era de 1,300.

Este tráfico generó unos ingresos de “al menos 10 millones de reales (3.15 millones de dólares).

El valor de origen de las entradas incautadas era de 626,000 reales, pero se vendían a hasta 30 veces su precio”, dijo el miércoles Ricardo Barbosa, de la unidad antifraude de la policía de Río de Janeiro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus