•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Usain Bolt ha hecho méritos para hacerse un hueco entre los grandes iconos del deporte. Tiene el carisma de Mohamed Ali, un palmarés comparable en fútbol a Pelé y la elegancia y superioridad de Michael Jordan. "Soy el más grande", repitió varias veces durante Rio-2016.

"Ya no necesito probar nada más. ¿Qué más puedo probar? Soy el más grande", señaló Bolt, mimetizando al mito del boxeo Mohamed Ali, fallecido este año.

"Estoy tratando de ser uno de los más grandes (de la historia del deporte). Quiero estar entre Mohamed Ali y Pelé. Espero que tras estos Juegos esté en ese grupo", afirmó tras ganar los 200 metros, el segundo de los tres oros en la velocidad del atletismo, que logró en Rio-2016, para sumar un total de nueve títulos olímpicos consecutivos.

No solo Bolt piensa que se parece a Mohamed Ali. También lo comparó con el mítico exboxeador el presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), el británico Sebastian Coe.

"Este chico es un genio. No había habido nadie como él desde Mohamed Ali a la hora de captar la imaginación de los aficionados. Si me hubieran dicho en 2008 que iba a hacer todo eso, en tres Juegos Olímpicos, ese recorrido increíble... La diferencia entre el que es bueno y un súper atleta es la longevidad. Y Bolt tiene esa longevidad", afirmó Coe a la AFP.

Las frases, los gestos, los bailes de Bolt parecen sacados de una hemeroteca monotemática de Mohamed Ali. Su duelo con Justin Gatlin en Rio-2016, con el público a su favor y en contra del estadounidense, recordaba a la pelea que tuvo en Ali en 1974 contra George Foreman en Kinshasa, capital de lo que entonces era Zaire y hoy República Democrática de Congo.

Allí, el público africano estaba monopolizado en favor de la causa de Ali contra Foreman, como ocurrió con el brasileño, que se mostró 'torcedor' de Bolt. El carisma cuenta mucho en las decisiones de los aficionados.

El Crícket, su pasión

Bolt se hizo más grande completando el 'triple-triple', los terceros Juegos Olímpicos acaparando los tres oros de la velocidad, en la tierra del mítico fubolista brasileño Pelé.

Pelé no tiene el carisma de Alí, en eso Bolt se parece más a Diego Maradona, que hace sombra al brasileño para ser considerado el mejor futbolista de la historia, pero sí tiene la grandeza de su palmarés.

Edson Arantes do Nascimento tiene su vida ligada al tres. Ha sido el único futbolista en lograr tres Copas del Mundo (Suecia-1958, Chile-1962 y México-1970).

Bolt tiene su vida unida al tres por partida doble, al haber ganado tres veces las tres pruebas de velocidad en unos Juegos Olímpicos.

Pero en cuanto a elegancia y sensación de ser imbatible, a quien más se parece es a Michael Jordan, el mítico jugador de baloncesto de los Chicago Bulls que ganó seis anillos de la NBA en los años noventa, además de dos oros olímpicos en los Juegos de Los Ángeles-1984 y Barcelona-1992.

Si Jordan era imparable con sus zancadas de cara a la canasta rival, Bolt también deja atrás a quien se le ponga por delante, con una punta de velocidad final que nadie ha tenido en la historia.

Pero Bolt, cuando era pequeño, quería ser jugador de cricket y admiraba al lanzador paquistaní Waqar Younis, el mejor jugador del mundo en los años 90.

Si al jamaicano le hubieran dado a elegir entre una carrera en el atletismo o en el cricket habría elegido esto último.

"Cuando era niño, quería ser jugador de cricket y era seguidor de Pakistán. Waqar Younis era el mejor de sus lanzadores y yo también jugaba en ese puesto. Trataba de aprender de él. Era mi único ídolo deportivo", afirmó en una entrevista.

Bolt se ha hecho un hueco entre los más grandes, junto a Pelé, Michael Jordan, Mohamed Alí y Waqar Younis. Y hasta los ha superado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus