elnuevodiario.com.ni
  •   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Corriendo todas las noches detrás de un camión de basura, el brasileño Solonei Silva descubrió que tenía madera de atleta y hoy cumplió el sueño de completar el maratón olímpico, pero con el sabor amargo de estar lejos de su mejor marca.

Solonei cruzó la meta con un tiempo de 2h22:05, en el puesto 78, muy lejos de los diez primeros, el que era su objetivo y aún así besó el suelo del sambódromo y ondeó la bandera brasileña con una sonrisa en la boca.

"Ser un atleta olímpico es un éxito", dijo Solonei, que hasta hace siete años nunca pensó que podría competir en una prueba de elite, cuando era basurero en Penápolis, un pueblo del interior de Sao Paulo y tenía que correr 25 kilómetros por noche detrás del camión.

El atleta de 34 años, que fue campeón panamericano en Guadalajara 2011 y sexto en el Mundial de 2013, dijo que completar un maratón es más duro que recoger basura, pero para él, es mucho peor la preparación necesaria para una carrera de 42 kilómetros.


"Ser maratonista es muy duro, es renunciar a muchas cosas y a la familia. Yo estuve cinco semanas entrenándome en la altitud. Para llegar y cumplir un sueño de ser entre los diez primeros, desafortunadamente no fue posible", comentó.

Solinei atribuyó su mal resultado de este domingo a su cuerpo. Aseguró que estaba bien preparado, que se entrenó bien, pero rindió al "20 %" de sus posibilidades y tuvo un resultado "frustrante".

A pesar de ello, Solinei levanta la cabeza y afirma que seguirá trabajando "con el mayor compromiso" para seguir compitiendo en la elite del atletismo, todo un sueño para alguien que comenzó en el atletismo a los 27 años. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus