•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos ha vuelto a demostrar este domingo su total dominio del baloncesto mundial al colgarse su tercer oro olímpico consecutivo imponiéndose con autoridad 96-66 a los serbios en la final de los Juegos de Río-2016.

Los norteamericanos revalidaron el título que ganaron en Pekín-2008 y Londres-2012, mientras que Serbia se colgó la plata por primera vez bajo ese nombre y el bronce fue para España. La hazaña cierra de forma excepcional la carrera del entrenador Mike Krzyzewski al frente del equipo, del que se había hecho cargo tras el bronce conseguido en Atenas-2004 y que se despide con este partido.

Un veterano de 2004, el alero Carmelo Anthony, hizo historia también este domingo al convertirse, en sus cuartos Juegos, en el primer baloncestista masculino en colgarse tres oros olímpicos, además del bronce que ganó en Atenas-2004.

Dominio total

Anthony dejó claro en rueda de prensa que este era el final para él y que hay que dejar paso a nuevas generaciones.

Estados Unidos apenas dejó un poco de margen al suspense en los primeros minutos del partido, cuando Serbia llegó incluso a liderar en el marcador, pero ya al final de los primeros diez minutos, los norteamericanos iban por delante. En el segundo cuarto, Estados Unidos dio un punto más de velocidad a su ataque, mientras en defensa empezó a presionar al hombre.

DeMarcus Cousins se turnó con el gigante DeAndre Jordan para convertirse en el amo bajo los aros, haciéndose con todos los rebotes. Un parcial de 14-5 en los primeros cuatro minutos ponía a Estados Unidos 33-20 para iniciar el despegue que tuvo como protagonista indiscutible a Kevin Durant.

El alero de los Golden State Warriors, que fue letal desde la línea de tres puntos, hizo 18 de sus 30 puntos totales en este segundo cuarto. Durant fue el mejor anotador del encuentro y el segundo mejor del torneo de Río-2016, un punto por detrás del español Pau Gasol, que ha marcado 156 enteros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus