30 de julio de 2011 | 00:00:00


Nuestro idioma al día

Homófonos, homógrafos y parónimos

Róger Matus Lazo | Opinión



comentar




Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

¿Cuál es la diferencia entre abrazar y abrasar? ¿Está bien escrita la palabra injerir? ¿Cómo es lo correcto: avaluar o evaluar? ¿Es correcta la expresión: infringir una pena? Despejemos estas y otras dudas.

Homófonos
Hay palabras que tienen el mismo sonido, como los homófonos (del gr. homos igual, phonos sonido), pero se escriben de distinta manera y poseen significados diferentes. Dice Darío en la segunda estrofa de “Sonatina”:
“la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión”.

Fíjese que en “libélula vaga” y “vaga ilusión”, “vaga” y “vaga” son dos palabras que se pronuncian de la misma manera (homófonos), incluso se escriben igual (homógrafos). ¿Cuál es la diferencia? El significado. “Vaga” en “libélula vaga” significa “que anda de una parte a otra, sin detenerse en ningún lugar”; y “vaga” en “vaga ilusión” significa “vaporoso, ligero, indefinido”. Son homónimos que pueden ser, como vimos, homófonos u homógrafos.

Empecemos por los primeros.

Veamos el caso de abrazar y abrasar. Podemos decir:: a) La abrazó (cubrió con los brazos) fuertemente; b) La enredadera abrazó (abarcó) el viejo tronco de coco; c) (Juan abrazó (se adhirió a esa religión) el catolicismo. De abrasar, en cambio, podemos decir: a) El asado quedó totalmente abrasado (reducido a brasa, quemado); b) El sol de mediodía me abrasó (calentó demasiado); c) El ácido muriático abrasó (corroyó o destruyó) los zapatos y la ropa.

En el caso de acerbo, un vocablo de poco uso en nuestro medio, se dice: Es una bebida acerba (áspera al paladar). Pero el uso de acervo es frecuente: El acervo (conjunto de bienes en común) familiar incluye cartas, retratos y joyas; b) Posee un acervo (conjunto de bienes no materiales) de conocimientos sobre ecología.

De basto, decimos: a) Es una persona basta (ordinaria o vulgar), sin cultura ni educación; b) No me gustan estos muebles: son muy bastos (elaborados sin calidad ni cuidado); c) Hay que lijar esta mesa, está muy basta (superficie sin pulimentar). Pero con vasto decimos: No encontraron al novillo en los vastos (extensos o dilatados) potreros del hacendado.

Ingerir es muy usual: Debemos ingerir (comer o tomar) alimentos balanceados. En cambio, injerir es poco usado en nuestro medio en la forma de verbo infinitivo: No debe injerir (inmiscuirse) en los asuntos de nuestro país. Recuérdese: gobierno “injerencista”.

Libido, es oportuno aclararlo, es palabra grave o llana La prolongada enfermedad le tiene la libido (deseo sexual) muy baja. Lívido es palabra esdrújula: a) De la paliza resultó con la cara lívida (amoratada); b) Del susto quedó lívido (intensamente pálido).

Homógrafos
Los homógrafos (del gr. homos igual, graphos escritura), como su nombre lo indica, tienen la misma escritura pero distinto significado. Son, igualmente, homófonos, porque tienen el mismo sonido. Es el caso de errar: No pudo dar con el blanco: erró (no acertó) tres veces; No trabaja: prefiere errar (andar vagando de una parte a otra) por el barrio. También, revelar: Te voy a revelar (descubrir un secreto) lo ocurrido; Revelaron (hicieron visible una imagen fotográfica) muy mal los negativos de las fotografías.

Parónimos
Los parónimos (del gr. paron parecido, onoma nombre) se parecen en la escritura pero significan cosa distinta. Es el caso de absolver y absorber: a)  Te absuelvo (declaro libre) de este compromiso; b) Yo te absuelvo (perdono de tus pecados) en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; c) Este Jurado absuelve (declara no culpable) al acusado de los delitos imputados. De absorber, decimos: a) Las plantas absorben (retienen) el agua a través de sus raíces; b) La aspiradora absorbió (atrajo hacia su interior) todo el polvo; c) La redacción del documento me absorbió (ocupó) toda la mañana”).

Con actitud podemos decir: a) Asumió una actitud (comportamiento) indiferente; b) Adoptó una actitud (postura del cuerpo que revela cierto estado del ánimo) pensativa. En cambio, de aptitud decimos: a) Se realizarán las pruebas de aptitud (idoneidad o habilidad) en la universidad; b) Tiene la aptitud (capacidad o competencia) para desempeñarse como gerente.

Con avaluar, decimos: Catastro avaluó (señaló o fijó el precio) el vehículo en treinta mil córdobas. Recordemos el avalúo catastral. Pero de evaluar decimos: a) Evaluarán (determinarán el valor) el desempeño de los profesores; b) Evaluar (valorar y calificar el rendimiento académico) a los alumnos es una tarea delicada y compleja; c) Evaluaron (estimaron o calcularon) los daños de la inundación de El Rama en varios millones de córdobas.

De enumerar, decimos: El abogado enumeró (nombró o expuso) en el juicio los argumentos que había preparado. Pero con numerar: a) Numeró (marcó con número) todas las cajas; b) Numeró (contó siguiendo el orden de los números) todas las personas que iban entrando al teatro.

Con óbolo, decimos: Todos los feligreses dieron su óbolo (donativo o dinero para fines benéficos) para la construcción del templo. En cambio, con óvulo decimos: a) Toda mujer, en edad fértil, libera un óvulo (célula sexual o gameto femenino) cada mes; b) Le pusieron al niño un óvulo (medicamento ovalado que se administra por vía anal o vaginal) antipirético.

Empleamos devastar, para nuestra desgracia, muy frecuentemente: El huracán devastó (destruyó o arrasó) las casas de los pescadores de la Costa Caribe. En cambio, desbastar tiene dos significados muy distintos: a) El carpintero no quiso desbastar (quitar las partes más gruesas o bastas)  la pata de la mesa; b) Lo metieron a la escuela para desbastar (civilizar o quitar la tosquedad) malas costumbres.

Con infringir decimos: Quien infringe (quebranta) la ley debe ser castigado. Pero con infligir: a) Me daba pena por los sufrimientos que le habían infligido (causado daño); b) Al culpable le infligieron (impusieron) una dura pena.

Entre los verbos arrear y arriar basta una vocal para establecer la diferencia (de sonido y significado). El primero significa “estimular a las bestias para que echen a andar, o para que sigan caminando, o para que aviven el paso”. Arriar es un término marítimo que denota “bajar las velas o las banderas que están en lo alto”. Con este significado lo empleamos comúnmente para “bajar la bandera” del asta, aunque no esté en el mástil de un barco.

Cuidemos nuestro idioma que es -como afirma Ignacio Bosque, Coordinador de la Nueva gramática de la lengua española- “una parte fundamental de nuestra naturaleza, un patrimonio a la vez personal y colectivo que nos distingue como seres racionales y como miembros de una comunidad”.

rmatuslazo@cablenet.com.ni


Comentar este contenido




imprimir comentar

Compartir

Otras noticias en Opinión




Lo más popular



Lo más comentado

El mundo está demasiado loco

elnuevodiario.com.ni |

¡El mundo está cada vez más loco! ¡Desquiciado! Es una especie de manicomio ambulante a...

21 Comentarios

Parricida confiesa crimen

elnuevodiario.com.ni |

“Maté a mi mujer porque me era infiel, ya no soportaba esa situación, aunque estoy arrepentido...

13 Comentarios

Hamas gana

elnuevodiario.com.ni |

Ha ganado Palestina el pulso a Israel. Pagando un horrendo tributo de víctimas civiles y un no menos horrendo...

11 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700