16 de mayo de 2008 | 19:04:00


Nuestro idioma al día
| END

La jerga

Róger Matus Lazo | Opinión



comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

Toda lengua --sistema vital de comunicación humana-- adopta modalidades particulares entre grupos determinados. Los factores que influyen son muchos y variados: económicos, culturales, ambientales, profesionales, laborales, etc.

La necesidad de comunicación de estos grupos, sus características muy propias y las circunstancias en las que se desenvuelven, da lugar a la formación de un vocabulario particular, especializado. Por ejemplo, los médicos, los estudiantes, los mecánicos, etc., emplean un vocabulario especial de acuerdo con las características de su actividad. De ahí, pues, hay un tipo de lenguaje que vamos a estudiar: la jerga.

La formación de las jergas constituye un fenómeno lingüístico normal, que se inscribe en el contexto de la evolución de una lengua.

En una comunidad lingüística, como afirma Martinet, puede ocurrir que un determinado grupo de hablantes sienta la necesidad de crear una lengua especial, reservada para los involucrados. Así surgió, por ejemplo, en la Edad Media la jerga de los malhechores, de la que procede la jerga moderna. En efecto, Dubois nos dice que la jerga fue en un comienzo “una forma de argot empleada en una comunidad, generalmente marginal, que experimenta la necesidad de no ser comprendida por los no iniciados, o de distinguirse del común”. Por su parte, García de Diego --refiriéndose al proceso psicológico de formación del slang--- afirma: “El impulso inicial es la creación de un habla particular diferente de la general en cuanto se forma una comunidad menor, y esto por un afán de diferenciación”.

La jerga responde, entonces, a la búsqueda de un recurso, un medio expresivo convencional y hasta anárquico. Bally nos dice que “cada centro de actividad”, como los médicos o los deportistas, “crea su lengua propia, que consiste en una terminología y en una fraseología convencionales, y a veces también formas gramaticales disidentes”.

Dauzat afirma que un lenguaje especial “no es ni un juego ni una diversión, sino una forma particular de un proceso lingüístico universal y fundamental”.

Etimológicamente, explica Gómez de Silva, “jerga es un derivado regresivo del provenzal antiguo gergon, del francés antiguo jargon, gargon”, que significa “gorjeo de pájaro”; de ahí que su origen haya sido la imitación del sonido de pájaros que gorjean.

Algunos lingüistas distinguen la jerga del argot, de acuerdo con la función del tipo de lenguaje y del nivel cultural de las personas que la usan. Así, denominan argot al lenguaje formal de los profesionales en sus diferentes especialidades. En cambio, llaman jerga al lenguaje informal de las personas que desempeñan determinados oficios o actividades. Otros lingüistas como Ducrot y Todorov, en su Diccionario Enciclopédico de las Ciencias del Lenguaje, afirman que el término jerga es más amplio que argot, el cual incluyen como un caso particular de jerga. Sin embargo, Dubois y otros, en el Diccionario de lingüística, consideran como sinónimos los términos jerga y argot, criterio al cual nos adherimos en este trabajo.

La jerga es un lenguaje especial que emplean entre sí determinados grupos sociales en su vida de relación y comunicación como médicos, zapateros, estudiantes, etc. El Diccionario de la Real Academia Española define la jerga como el “lenguaje especial y familiar que usan entre sí los individuos de ciertas profesiones y oficios, como toreros, estudiantes, etc.”. Beristáin agrega que su empleo puede connotar la vinculación a un grupo sociocultural dado, un gremio, o “un deseo defensivo, de intimidad y secreto, o un afán aristocratizante o juguetón o irónico, y también una voluntad de mostrar solidaridad, de identificarse con otro”.

Por su parte, Arnulfo D. Trejo en su Diccionario Etimológico Latinoamericano del Léxico de la Delincuencia, afirma que la jerga “resulta ser una amalgama de representaciones extraídas de todos los niveles sociales”; opinión coincidente, aunque más amplia, con la de Paz Pérez, quien en su Diccionario Cubano de Habla Popular y Vulgar, nos dice que la jerga es “una mezcolanza de términos de diferentes orígenes y de fácil creación, que se adoptan y se renuevan constantemente por las diversas esferas de la sociedad”. En la mayoría de los casos, los hablantes adoptan el vocablo con una nueva sonoridad para hacerlo más expresivo, y lo dotan de un contenido semántico diferente del original.

Las modificaciones que las jergas aportan a la lengua nacional se circunscriben, fundamentalmente, al léxico y a la pronunciación. Sin embargo, como afirman Ducrot y Todorov, no siempre es posible distinguir tres aspectos relacionados con esas modificaciones: a) La naturaleza particular de las cosas dichas; 2) La voluntad de no ser comprendido; y 3) El deseo del grupo de señalar su originalidad.

La lengua es un poderoso factor de identificación y cohesión. André Martinet afirma: “Lo que a un individuo le da conciencia de pertenecer a un grupo social es, antes que nada, la lengua”. Dellepiane es más específico: “Toda agrupación de personas que observa los mismos hábitos, o persigue los mismos propósitos, o hace una vida más o menos común, tiende, naturalmente, a formarse un argot que la distingue de las demás corporaciones o agrupaciones, que la aísla en la sociedad, que vincula a sus miembros con un lazo de compañerismo”.


rmatuslazo@cablenet.com.ni

Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Opinión




Lo más popular



Lo más comentado

Renovar cédula ahora costará C$100

elnuevodiario.com.ni |

Esta mañana los diputados de la Asamblea Nacional aprobaron la reforma al artículo 33 de la Ley de...

12 Comentarios

Morales dice que Cuba “doblegó” a EEUU

elnuevodiario.com.ni |

El presidente de Bolivia, Evo Morales , afirmó hoy que Cuba doblegó a Estados Unidos, tras el anuncio...

9 Comentarios

Mayorga más de lo mismo

elnuevodiario.com.ni |

El show de Ricardo Mayorga en las conferencias de prensa ya caducó. “Nada es para siempre”,...

8 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700