•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por fin ya ha salido a la luz la versión en español del libro de Piotr Jaroszynksy y de nuestro Director de la Ave Maria University el doctor Mathew Anderson, “Ética: el drama de la vida moral”.

Hace cuatro años tuve la oportunidad de leerlo en inglés y hacer un análisis comparativo con dos libros de Ética que publicamos en el 2006: “Introducción a la Ética” y “Ética aplicada” de mi autoría. Ahora el libro del doctor Anderson está en tres idiomas: polaco, inglés y español, y es fácil encontrarlo en amazon.com.

Cuando terminé de leer la última página de este precioso libro, solo dije: este es como un resumen de mis dos libros de ética, e inmediatamente lo empecé a recomendar a mis estudiantes.

El libro está no solamente dedicado al Papa Juan Pablo II, sino que cuenta con una especial bendición de su Santidad al libro y a su autor.

Le pregunta al doctor Anderson: ¿Por qué considera que ser ético en este mundo es vivir todo un drama moral o existencial? “Porque –me dijo- toda decisión de corte moral es un “drama” en sí. La “conciencia” moral no está lamentablemente presente en las pequeñas y grandes decisiones de la vida”. Ser honesto, sincero y leal, por ejemplo, es todo un “drama’ si lo comparamos con la mayoría de las costumbres que se ciernen sobre nuestra sociedad, plagadas hoy de oportunismo, arribismo y revanchismo.

Una actitud ética, hoy día, causa extrañeza y desazón. Es como si entráramos a una cantina y pidiéramos un vaso leche. Es como hacer el ridículo. De allí el coraje de ciertas personas al atreverse a navegar “contra corriente”.

“Ser ético no es algo contra-natura -nos aclara- sino que es natural y está en concordancia a las leyes de la naturaleza del ser humano. La ética no es una ciencia esotérica sino que es, en su esencia, una ciencia práctica y guía de la vida. Es como el complemento que necesitamos para vivir bien y acordes a nuestra naturaleza”.

También el libro se enfoca en la ciencia llamada ‘‘areteología’’ o ciencia de la virtud. Se enseñan con una gran cantidad de ejemplos las cuatro virtudes cardinales: la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia. Y como corolario, hay un hermoso capítulo dedicado a la relación entre ética y religión.

El doctor Anderson también me explicaba que el libro tiene una base metafísica, epistemológica y política, lo que lo hace más atractivo y serio al mismo tiempo. Además que la ética estaba en medio de dos tendencias radicales, a saber: las morales absolutas y las morales relativas, ambas “dogmáticas”. Y que es a la “razón” a quien hay que acudir para encontrar siempre el término medio entre –como dijo Aristóteles- el defecto (vicioso) y el exceso (también vicioso), que es lo que propiamente conocemos como “virtud”.

El libro solo tiene 165 páginas; fácil de leer en pocas pasadas. Algunas personas que he conocido ya lo han leído de un solo jirón. ¡En hora buena, doctor Anderson!

* Ph.D. Catedrático de Filosofía de Ave Maria University

juan.cuadra@avemaria.edu.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus