27 de septiembre de 2012 | 00:00:00


Managua, Nicaragua | elnuevodiario.com.ni

Los indios flecheros, héroes nacionales

Rafael Casanova Fuertes | Opinión



comentar




Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

La declaración de héroes nacionales a los indios flecheros de Matagalpa por parte de la Asamblea Nacional (condición otorgada, por su participación en la Batalla de San Jacinto), se considera por la generalidad como una decisión justa, pero ha sido objeto de polémicas en el mundo académico. Algunos historiadores consideran que hacen falta pruebas científicas y otros argumentan, entre otras cosas, que recientes pruebas arqueológicas demuestran que los restos de tres personas encontrados en el sitio de San Jacinto, eran de costumbres indígenas.

Según el defensor de este último argumento, los arqueólogos demostraron que había evidencia de que practicaban la deformación craneal. Esta práctica, comprobada en culturas indígenas como las de origen nathuatleco en el periodo prehispánico, consistió en el alargamiento del cráneo por medio de dos tablillas que se colocaban en los primeros años de la niñez. Pero se desconoce hasta ahora si tal práctica fue asimilada por los Matagalpas que habitaban el Septentrión. Pero si se comprueba que la adoptaron antes del Siglo XVI, es muy difícil que la practicaran durante el dominio español y mucho menos en la época de la Batalla de San Jacinto, a mediados del siglo XIX.

Desde hace muchos años hemos sostenido que la historiografía tradicional ha sido excluyente con la población indígena; basta hacer uso del método lógico. Según las crónicas de viajeros y otras fuentes primarias, en los inicios del siglo XIX existía entre un 45 y hasta un 70% de población indígena. Entonces su participación en la Guerra Nacional no pudo limitarse a un cuerpo de flecheros en un encuentro armado, muy simbólico y significativo, pero de menores dimensiones que otras batallas. Solo el retorno a los hechos y su contexto nos puede hacer comprensible la participación indígena y popular en esta contienda.

Las narraciones tradicionales le dan más énfasis a las contradicciones político-localistas entre León y Granada, excluyendo las contradicciones sociales que persistían y que habían provocado auténticas Guerras Sociales (como la de 1845 y 1849), tildadas de bandoleriles y/o anárquicas. La población autóctona, agrupada en sus comunidades -que preservaba aún parte de sus valores ancestrales- no estaba interesada en un modelo estatal de los terratenientes racistas de León y Granada, quienes además de excluirlos y discriminarlos, apuntaban a “incorporarlos al progreso y la civilización” como “operarios libres”, obligados a vender su fuerza de trabajo en sus propiedades; una vez lograda totalmente la disolución de las tierras ejidales y comunales para agregarlas a las propiedades terratenientes. Razón por la cual las poblaciones indígenas del Pacífico-Centro-Norte de Nicaragua, no vieron primero ni en el visitante Ministro Squier en 1849-1850, ni en el filibustero Walker, a sus enemigos principales. Es más, la documentación demuestra que al primero le dijeron los indígenas de Sutiava que a una voz suya ellos se levantarían contra los españoles del Centro (de León) que tenían 300 años de explotarlos.

Los bandos localistas a su vez aprovechaban estas contradicciones para agitar a los pueblos indígenas contra sus enemigos en las localidades. En donde había influencia legitimista los indígenas eran lanzados contra los terratenientes de filiación democrática, para lo cual utilizaban el recurso de animarlos a vengar agravios o la creación de expectativas temporales. La mayor parte de los muertos eran los indígenas y mestizos pobres, obligados por la constricción militar a pelear por intereses de las élites de León y Granada. No existía en la colectividad la idea de pertenencia a una Nación, por tanto, la misma no se percata en sus inicios de la amenaza extranjera

Si no se comprende esta situación, no puede ser comprensible el hecho de que al comienzo de la contienda, en 1855, dirigentes indígenas como el xaltevano Pedro Gaitán y el sutiava Mariano Méndez, aparezcan como aliados de Walker desde el bando democrático, además del líder de los mestizos de Occidente José María Valle. Porque debe recordarse que en medio del desarrollo de la Guerra en que Walker apareció con su propio proyecto esclavista, las hostilidades entre democráticos y legitimistas continuaron hasta septiembre de 1856, y los indígenas estaban en los distintos bandos como auxiliares flecheros.

Sin embargo, a partir de junio de 1856, cuando el filibustero declara abiertamente su proyecto esclavista, todos los sectores, incluida la mayoría de población indígena, se incorporó a la Guerra contra Walker hasta expulsarlo totalmente en 1857. En un país en donde no existía población negra africana, la mano de obra esclava para el proyecto de plantaciones en el proyecto de Walker iban a ser los comuneros indígenas. De esta fecha hacia adelante la participación indígena se torna masiva y decisiva, en tanto el proyecto del filibustero resultó ser más irracional que el de los terratenientes locales. El involucramiento de los indígenas es imposible de ocultar en las fuentes más conocidas. Los masayas y monimbós, en las dos derrotas que sufrió el filibustero en Masaya entre octubre-noviembre de 1857; los xaltevas en la batalla de Granada en diciembre de 1856; y los flecheros de Ometepe, quienes no permitieron que las tropas y civiles filibusteros se asentaran en la Isla en noviembre de 1856.

Si la declaración como héroes nacionales de los flecheros es un hecho, recomendamos a los diputados aprobar una partida destinada a investigar a profundidad la participación indígena, mestiza y popular en toda la Guerra Nacional; investigación que deberá realizarse por especialistas, orientados por la objetividad que demanda la historia, por encima de factores emotivos.

 

* Historiador. Programa Cultural BCN


Comentar este contenido




imprimir comentar

Compartir

Otras noticias en Opinión




Lo más popular



Lo más comentado

Cuatro detenidos por ataque a buses

elnuevodiario.com.ni |

Un compromiso público con los nicaragüenses de dar con el paradero de los responsables del ataque de dos...

49 Comentarios

Condena generalizada contra el ataque a buses

elnuevodiario.com.ni |

El ataque de parte de sujetos armados contra dos buses con simpatizantes del FSLN , ha causado la condena de los...

22 Comentarios

Policía detiene a cuatro sospechosos de los asesinatos en el norte

elnuevodiario.com.ni |

La jefa de la Policía Nacional, primer comisionada Aminta Granera , compareció esta tarde ante la...

19 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700