17 de abril de 2013 | 00:00:00


Managua, Nicaragua | elnuevodiario.com.ni

Evaluando el aprendizaje en las escuelas

Pablo Candia | Opinión



comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

El éxito o el fracaso de un estudiante de educación primaria o secundaria, con su aprendizaje, depende de cinco áreas funcionales de la vida escolar diaria: Salud, inteligencia general, comunicación, desempeño académico y desempeño social-emocional.

A través de estas áreas podemos conocer cómo el estudiante se desarrolla con su aprendizaje, y una vez evaluadas obtenemos indicadores no solo sobre el nivel de funcionamiento del estudiante, sino también sobre nivel del sistema educativo en que está inmerso.

Pienso que las estrategias evaluativas que detallo en este artículo podrían ser válidas para la educación primaria y secundaria en Nicaragua, tomando en cuenta que el desarrollo futuro y el éxito de los estudiantes con la educación superior, se sustenta con buenos niveles de educación básica.

Las cinco áreas descritas requieren ser evaluadas cada año para conocer el aprovechamiento académico del estudiante. En nuestro sistema educativo de Kansas, evaluamos a nuestros estudiantes para determinar cuáles son sus logros o sus necesidades, y entonces poder establecer un programa de educación individual, o de educación especial si esto es necesario.

La salud juega un papel muy importante en la vida escolar. Si el estudiante tiene una mala alimentación o problemas visuales, auditivos o de habilidades físicas, livianas y fuertes, es seguro que esto interfiere en su desempeño y su aprendizaje.

Cuando evaluamos o medimos la inteligencia general del estudiante nos damos cuenta cuáles son sus niveles de capacidad intelectual para absorber la información presentada en el salón de clases. Para esto es necesario usar una escala primaria de inteligencia que nos indique sus capacidades de conocimiento.

En tanto, la comunicación se interpreta como la capacidad del estudiante para pronunciar correctamente las palabras, de manera que su mensaje sea entendible, claro y coherente, lo cual es clave para participar en las discusiones de las clases y, desde luego, para poder comunicarse efectivamente con los demás. Algo muy importante es medir la capacidad de lenguaje receptivo y expresivo de un estudiante, relacionadas con su capacidad para comprender y para expresarse verbalmente.

La capacidad de comunicación de un estudiante puede medirse con una muestra de lenguaje, según el nivel del grado en que estudia. Una buena pronunciación de las palabras, también llamada articulación de palabras, es esencial para un buen aprendizaje. La comunicación abarca la calidad de voz y la fluidez al hablar, dos habilidades que son importantes en el salón de clases.

Dentro del desempeño académico se ubican primariamente la lectura, la escritura y las matemáticas. Una evaluación en estas áreas permite conocer si el estudiante ha logrado habilidades básicas para leer, escribir y razonar matemáticamente. Los niveles de su capacidad en cada clase, determinan si el estudiante necesita refuerzos y apoyo educativo para avanzar en su aprendizaje.

El comportamiento social-emocional del estudiante también influencia directamente en su progreso o su dificultad con el aprendizaje. Esta área es muy importante porque está vinculada a la vida íntima del estudiante en sus hogares.

Un estudiante que interrumpe frecuentemente la clase, que no respeta a sus maestros (as) y a los demás estudiantes, muchas veces requiere de un plan de intervención del comportamiento, en el cual se establecen directrices con medidas persuasivas, medidas disciplinarias y refuerzos positivos acompañados de recompensas motivadoras.

Los padres deben ser miembros activos de las juntas escolares y participar en actividades de reconocimiento a estudiantes sobresalientes. De los resultados obtenidos con la evaluación de estas cinco áreas emerge lo que llamamos una clara fotografía de las fortalezas y las debilidades de aprendizaje del estudiante.

Lo valioso de estas evaluaciones es que se convierten en una referencia disponible que puede ayudar a crear programas de apoyo, o de educación especial, para los estudiantes con problemas de aprendizaje.

Kansas, U.S.A. Abril 15/2013.


* Periodista.

 

 


Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Opinión




Lo más popular



Lo más comentado

Alemán: “soy el presidente, les guste o no”

elnuevodiario.com.ni |

El presidente honorario del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Arnoldo Alemán, ripostó este...

38 Comentarios

Los ateos tienen religión

elnuevodiario.com.ni |

Me llamó la atención el artículo publicado en El Nuevo Diario hace poco por el señor...

19 Comentarios

Saturnino Cerrato, el reverendo que confía en Facebook

elnuevodiario.com.ni |

El reverendo Saturnino Cerrato, presidente de las Asambleas de Dios, dijo en una entrevista a El Nuevo Diario que ha...

17 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700