23 de agosto de 2013 | 00:00:00


Managua, Nicaragua | elnuevodiario.com.ni

Los medios de comunicación, una nueva escuela

Julio Guerrero Díaz | Opinión



comentar




Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

Cada día pareciera que existiera una separación más amplia entre los facilitadores del proceso enseñanza-aprendizaje a través de las instituciones educativas y los intereses y necesidades de los estudiantes. Frente a esta situación los medios de comunicación se presentan como la nueva escuela de transmisión del conocimiento; han modificado las maneras no solo de cómo circula la información y el saber, sino de las formas pedagógicas de presentar dicho saber, además que se han convertido en espacio de identidad y socialización del conocimiento.

Esto conduce a ir registrando en el proceso, normas, conductas, prácticas y costumbres aplicables en la gramática de la vida. La razón es, siguiendo a Martín Barbero (1996), “la abismal distancia entre la actividad, curiosidad, actualidad y apertura de fronteras que dinamizan hoy el mundo de la comunicación, y la pasividad, uniformidad, redundancia, anacronía y provincianismo que lastran desde dentro el modelo y el proceso escolar”. Esto hace que cada día el sistema escolar formal se mire más acechado no solo por la presencia de los medios, sino también por las formas didácticas en que presenta cada tema abordado.

Las instituciones educativas formales deberían de reflexionar acerca de estos nuevos procesos de apropiación del saber, del acceso a la información como sinónimo de conocimiento, e iniciar una nueva ruta no solo en los cambios de los contenidos de cada uno de sus programas, sino también en las formas organizativas de la enseñanza, es decir la metodología que se aplica en estos procesos de facilitación de los aprendizajes.

Recordemos que la pedagogía y la concepción moderna de la educación de hoy es que el profesor no enseña, es el que facilita el aprendizaje de los estudiantes, por tanto, el mejor maestro no es el que más sabe, si no el que mejor transmite los procesos de aprendizaje; en esto, los medios de comunicación se han convertido en los mejores maestros para desarrollar competencias en saberes, haceres y -por qué no- en valores.

Estas nuevas formas pedagógicas desde los escenarios mediáticos han logrado desarrollar un aprendizaje significativo, no solamente en los estudiantes, también en la sociedad en general. Lo importante de esta forma de apropiación del conocimiento es que se desarrolla a partir de un contexto, de una situación real que permite al público desarrollar una formación crítica que permita analizar, sintetizar, jerarquizar, valorar y opinar con más fundamentación cada tema abordado desde los medios.

No podemos negar que los niños, niñas, jóvenes y adultos están mucho más en contacto con los medios de comunicación, especialmente el sector en edad escolar. Un informe de la Asociación para la Alfabetización Audiovisual (AML) de Toronto señala que “poco antes de terminar la educación secundaria un estudiante pasa aproximadamente unas 11,000 horas en un instituto, frente a unas 15,000 horas ante un televisor y unas 10,500 horas oyendo música pop, además de otras miles dedicadas a otros medios, como los comics, el cine, los video juegos…”

No se puede negar que los medios de comunicación inciden en la precepción, aceptación, legitimación de actitudes, valores y reproducción a partir de lo expuesto desde los medios masivos; es ahí donde la educación formal es corresponsable de que los estudiantes tomen conciencia de lo que significa vivir en mundo globalizado y donde las nuevas tecnologías de información y comunicación van saliendo marcando el paso de las necesidades, gustos, intereses, placeres, que el público demanda cada día.

Las reflexiones que en el siglo pasado hacía el maestro Mario Kaplúm en su libro “El Comunicador Popular”, siguen siendo válidas. Kaplúm pensaba que los modelos de educación endógena y exógena siguen siendo una práctica educativa. En el modelo externo del estudiante hay una visión vertical en la transmisión del conocimiento, sin reflexión; seguimos con el método reproductivo, donde el alumno es el depósito de almacenamiento de la información.

Los medios han abierto otro modelo donde los estudiantes y público pueden participar, interactuar, opinar, discrepar, protestar, buscar intereses, gustos, en fin, una serie de consideraciones que no las proporciona la academia; los procesos son los que marcan el constructivismo del conocimiento y eso lo aportan los medios de comunicación.

Recordemos: los medios y los comunicadores son arquitectos de la conducta humana, y cada día tenemos que ir incursionando y capacitándonos para utilizar las herramientas que nos proporcionan estos, para facilitar los procesos de enseñanza - aprendizaje.

 

* Consultor y catedrático universitario


Comentar este contenido




imprimir comentar

Compartir

Otras noticias en Opinión




Lo más popular



Lo más comentado

¿Román o Alexis?

elnuevodiario.com.ni |

etm@doble-play.com “Tengo un aspecto tan cansado”, dijo una vez Oscar Wilde, “porque me he pasado...

19 Comentarios

¿La revolución empobrece?

elnuevodiario.com.ni |

Cuando el Comandante Hugo Chávez llegó al poder, afirmaba una y otra vez que con la revolución,...

16 Comentarios

Empresarios turísticos denuncian competencia desleal

elnuevodiario.com.ni |

Dueños de hoteles y establecimientos que ofrecen servicios de alojamiento a los turistas que visitan las...

13 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700