Dr. Francisco López P. Presidente Fenup
  •  |
  •  |

Según un estudio sobre la educación superior privada en América Latina, elaborado por Guadalupe Olivier de la UNAM de México, a partir de los años 90 del siglo pasado, se dio un crecimiento de las universidades privadas en nuestro continente, pasando en esos años de ser casi inexistente en la mayoría de los países de la región, a tener un impacto significativo en la cobertura de demanda de educación superior.

Varios factores podemos detectar sobre este proceso, entre los cuales se encuentran: la reconfiguración demográfica del grupo etario entre 18 y 23 años y la inclusión de nuevos sectores demandando educación superior en América Latina. El mismo estudio señala que en "1994 América Latina contaba con 7,544,000 estudiantes matriculados y ya para el año 2003 se había incrementado a 13,851,000". En este proceso Nicaragua no ha sido la excepción, y así tenemos, que según datos sobre la educación superior en Nicaragua, en el año 1991 la participación de la educación superior privada era de 2.3%, y ya para el año 2000 había aumentado a un 37%.

Indudablemente que la masificación en la educación primaria y secundaria desde los años 80 en América latina, la inclusión de nuevos sectores en la Educación Superior "indígenas, mujeres, trabajadores, etc.” han incidido y han rebasado las posibilidades de los Estados latinoamericanos para hacerle frente financieramente a esta demanda, a pesar de los esfuerzos que han hecho algunos Gobiernos aumentando los presupuestos para las universidades públicas.

En Nicaragua desde el año 90 ha habido una curva ascendente en el desarrollo de universidades privadas, que han posibilitado el acceso, a miles de estudiantes que se bachilleraban y no tenían opciones para ingresar a la educación superior. Estudios realizados con base en estimaciones y datos oficiales del Ministerio de Educación, nos indican que, en el periodo comprendido del 2011 al 2020 se bachillerarán más de 700,000 estudiantes a un promedio anual de 72,000 bachilleres, rebasando la capacidad de absorber a esta cantidad las universidades públicas de nuestro país.

Estimaciones actuales, nos indican que alrededor de 170,000 estudiantes que existen en la actualidad a nivel de educación superior, al menos, el 40% de ellos estudia en una de las 47 universidades privadas que existen en nuestro país, es decir unos 68.000 estudiantes.  Ante esta realidad, y dada la experiencia de más de 20 años de muchas de las universidades privadas, tenemos el reto de contribuir desde una educación de calidad y pertinente al desarrollo socioeconómico de nuestro país, y en este sentido consideramos que debemos seguir contribuyendo entre otras cosas, a:

Fortalecer la educación primaria y secundaria en nuestro país, poniendo todo nuestro empeño en participar en un plan de educación nacional, a fin de mejorar esos niveles educativos,

Seguir siendo autosostenibles, con los ingresos generados por los servicios educativos que prestamos, igual como lo han hecho durante decenas de años instituciones educativas privadas de primaria y secundaria,

Estar comprometidos con la calidad de la educación,  el desarrollo de la cultura y de valores que coadyuven en los planes nacionales que el Estado de Nicaragua desarrolle. Por ello, todas las universidades privadas participamos activamente en el Proceso de Autoevaluación que impulsa el Estado de Nicaragua.

Continuar desarrollando alianzas con las universidades públicas, con el Estado, con el sector empresarial, asociaciones gremiales, sindicales y comunitarias, a fin de que las carreras universitarias y técnicas tengan relación directa con la demanda que el país requiere.

Mantener un programa de becas dirigido a sectores sociales vulnerables, para una educación universitaria inclusiva y que permita a: sindicatos, asociaciones gremiales, asociaciones comunitarias, etc.; acceder a la educación terciaria en nuestro país.

Según estimaciones actuales, no menos de 20,400 estudiantes en todo el país se benefician de los programas de becas de las universidades privadas.

Finalmente, queremos resaltar que las universidades privadas de Nicaragua hemos apostado en estos últimos 20 años por el desarrollo de una educación de calidad. Y que, con el trabajo desarrollado, y los retos que tiene nuestro país en  esta materia, pretendemos ser parte importante en la solución de los mismos, que requiere el concurso de todos los nicaragüenses.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus